El tesoro de Anita
Síguenos en:

El tesoro de Anita

Edades:
A partir de 6 años
El tesoro de Anita En un rincón escondido de su casa, Anita encontró un libro antiguo con tapas de terciopelo desgastadas. Al abrirlo, un mapa se desplegó ante sus ojos, mostrando el camino a un tesoro escondido.

—¡Un tesoro! —exclamó con emoción—. Debo encontrarlo.

Antes de que pudiera dar un paso, una suave brisa sopló, materializándose en una figura etérea: Viento.

—Anita —susurró Viento—, buscar un tesoro es un viaje del alma, no del mapa. ¿Estás lista para descubrir lo que realmente tiene valor?

Anita asintió.

Y así empezó su aventura en el Bosque de los Secretso. Allí, encontró a un zorro cojo, con una pata herida.

—¿Me ayudarías? —preguntó el zorro con tristeza.

Anita tenía prisa pero, en lugar de seguir adelante, se paró y curó la pata del zorro. Como agradecimiento, le regaló una piedra brillante.

—No es solo una piedra —dijo el zorro—, es una piedra de gratitud. Guárdala con cariño.

Anita le dio las gracias al zorro y siguió su camino. Pronto llegó a las Montañas del Eco. Allí, un pájaro sin voz se le acercó. A pesar de no poder hablar, Anita entendió que deseaba cantar nuevamente.

Una vez más, Anita se paró y, con paciencia, enseñó al pájaro a silbar, y pronto, la montaña se llenó de melodías.

Agradecido, el pájaro le entregó otra piedra: la piedra de la esperanza.

—Guárdala con cariño —le cantó el pajarillo.

Anita le dio las gracias y siguió adelante, hasta llegar al Valle de las Flores. Allí la niña encontró a un conejo hambriento. Sin dudarlo, compartió su comida con él.

El conejo, agradecido, le regaló otra piedra: la piedra del amor.

—Guárdala con cariño, amiga —dijo el conejito.

Anita le dio las gracias y, con las tres piedras en mano, se dirigió al lugar marcado como "tesoro" en el mapa. Sin embargo, en lugar de encontrar oro o joyas, halló un espejo.

El tesoro de AnitaAl mirarse, vio reflejado su corazón, brillante y lleno de luz.

—Has descubierto el verdadero tesoro, Anita —dijo Viento, apareciendo a su lado—. No es oro ni joyas, sino un corazón lleno de bondad.

Anita sonrió y regresó a casa, no con riquezas, sino con un alma enriquecida y tres piedras que le recordarían siempre que la gratitud, la esperanza y el amor nunca debían faltar en su vida. Y así, cada día, compartía su tesoro con todos a su alrededor, demostrando que la verdadera riqueza está en la bondad que llevamos dentro.
Puntuación media: 8,6 (273 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares