La lechera y el cántaro de leche
Síguenos en:

La lechera y el cántaro de leche

Edades:
Todas las edades
Valores:
La lechera y el cántaro de leche Había una vez una muchacha, cuyo padre era lechero, con un cántaro de leche en la cabeza.

Caminaba ligera y dando grandes zancadas para llegar lo antes posibe a la ciudad, a dónde iba para vender la leche que llevaba.

Por el camino empezó a pensar lo que haría con el dinero que le darían a cambio de la leche.

- Compraré un centenar de huevos. O no, mejor tres pollos. ¡Sí, compraré tres pollos!

La muchacha seguía adelante poniendo cuidado de no tropezar mientras su imaginación iba cada vez más y más lejos.

- Criaré los pollos y tendré cada vez más, y aunque aparezca por ahí el zorro y mate algunos, seguro que tengo suficientes para poder comprar un cerdo. Cebaré al cerdo y cuando esté hermoso lo revenderé a buen precio. Entonces compra?e una vaca, y a su ternero también….

La lechera y el cántaro de lechePero de repente, la muchacha tropezó, el cántaro se rompió y con él se fueron la ternera, la vaca, el cerdo y los pollos.
Puntuación media: 8,4 (968 votos)
Tu puntuación:
Análisis de sus valores
Esta sencilla historia nos cuenta con pocas palabras que aunque está bien soñar y pensar en tener cosas que no tenemos, pero si deseamos demasiadas - como le ocurre a la lechera- podemos quedarnos sin nada. Los niños deben aprender a esperar conseguir aquello que deseen a través del esfuerzo y el trabajo.
Cuentos con valores similares