El calamar Lolo
Síguenos en:

El calamar Lolo

Edades:
A partir de 4 años
El calamar Lolo Lolo era un calamar que vivía feliz con su familia. Le encantaba observar a la gente que iba a pescar a la orilla de la playa. Se reía mucho cuando las personas inexpertas solo conseguían sacar algas y algún pequeño pez, pero nada que les permitiera decir que habían disfrutado de un productivo día de pesca. Se mofaba de ellos cuando venía una ola traicionera y los dejaba empanados. Y le gustaba chapotear para que la gente creyera que en determinado lugar había un banco de peces cuando en realidad no había nada.

Un día, mientras pasaba la tarde mirando a los pescadores, Lolo vio brillar algo y decidió ir a ver qué era y sacarlo del agua. Era una rosa de sal cristalizada. Sin pensárselo dos veces, se fue con ella para casa y se la regaló a su madre. Lo que no sabía el pequeño calamar es cuáles iban a ser las consecuencias de aquella precipitada decisión. Esa noche, en mitad de la oscuridad, escuchó una voz susurrante que le decía:

- Veo que has encontrado mi rosa de cristal. La había perdido y estaba muy disgustada, ya que todas las sirenas tenemos una, un preciado regalo del dios de los océanos, Neptuno.

Lolo contestó muy tranquilo:

- Yo quería llevársela a mi madre…

La sirena, que se llamaba Lucinda, le contestó:

El calamar Lolo- Si me devuelves la rosa, puedo traerte lo que quieras del fondo del mar. Pero, por favor, la rosa no, es muy importante para mi.

Lolo, que al principio no estaba muy por la labor, accedió a devolverle la rosa de sal. La sirena Lucinda, agradecida, la cogió y se fue nadando hacia el fondo del mar. Se fue sin darle lo que le había prometido.
Puntuación media: 7,3 (121 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares