Teodora, la bruja de la escoba voladora
Síguenos en:

Teodora, la bruja de la escoba voladora

Edades:
A partir de 4 años
Teodora, la bruja de la escoba voladora Había una vez una bruja que se llamaba Teodora y vivía sola en el bosque de los árboles verdes. Tenía un aspecto sombrío con su nariz peluda con un lunar en la punta larga como una zanahoria y su boca pequeña siempre torcida de mal humor.

Una tarde en que estaba de muy mal humor se sentó sobre una enorme piedra, cruzó sus piernas flacas de bruja una sobre otra, mientras con la mano izquierda apoyada en sus rodillas, sostenía su cabeza inclinada que parecía pesarle tanto como la piedra en que estaba sentada.

La bruja estaba muy enfadada porque no tenía a nadie a quien embrujar. Teodora empezó a pensar qué podía hacer para conseguir que alguien pasara por allí pero no se le ocurrió nada de nada y su enfado fue en aumento. Se enfadó tanto que se puso a llorar - algo muy raro tratándose de una bruja.

El caso es que al cabo de un rato Teodora se calmó y fue a buscar su escoba voladora.

- Mmmm, ya sé lo que haré. Voy a hacer burbujas con la receta que me dio mi
abuela Mandora. ¡Con ese hechizo seguro que consigo que vengan muchos niños hasta aquí!

La receta era fácil y sólo se necesitaba un poquito de detergente y algo del agua. Así que Teodora, decidida a preparar el brebaje mágico fue en busca de la caldera encantada y siguió las indicaciones de la receta de su abuela la bruja Mandora.

- Mil gotitas de detergente... un vasito de agua... y ahora las palabras mágicas:
¡Colorín colorado este brebaje está terminado¡ ¡Colorín, colorete, este brebaje está de rechupete!

El caldero comenzó a temblar y de él empezaron a salir cientos de burbujas enormes empezaron a volar hasta llegar a la ciudad.

Los niños comenzaron a mirar desde las ventanas y las madres se pusieron a conversar acerca de lo que estaría sucediendo en ese lugar.

Teodora se subió a la escoba y siguió a sus burbujas dando cabriolas.Quería estar segura de que su hechizo funcionaba.

Los niños bajaron a la calle atraídos por aquellas burbujas pero cuando estaban muy cerca de una de ellas, ésta los atrapaba, quedando dentro sin poder salir.
Todas las burbujas empezaron a elevarse por los aires y se juntaron hasta formar una enorme burbuja en cuyo interior estaban atrapados todos los niños y niñas del pueblo.

- ¡Socorro! ¡Queremos salir! - gritaba un niño más mayor mientras golpeaba las paredes de la burbuja.
- ¡Que alguien nos saque de aquí por favor! - sollozaba otra niña.

- ¡Bien! ¡Por fin lo he conseguido! - decía Teodora desde su escoba.

La bruja condujo a la gran burbuja hasta su casa en el bosque y una vez allí dijo de nuevo las palabras mágicas para que esta reventara. Cuando los niños tocaron el suelo estaban tan asustados de la bruja que ninguno se atrevió a decir nada o a moverse. Sólo se escuchaba el llanto de alguno de los niños más pequeños.

- No, por favor. No quiero que lloréis, no os voy a hacer nada malo - dijo Teodora
Siento haber utilizado mi magia para traeros hasta aquí… quizá no haya sido la mejor forma. Pero sabía que si os preguntaba si queríais venir conmigo a jugar no iba a venir nadie. Y yo me siento muy sola. Sólo quiero amigos con los que jugar.

Teodora, la bruja de la escoba voladoraLos niños miraban a la bruja con los ojos y la boca muy abierta. No se imaginaban que Teodora fuera una bruja buena aunque en realidad nunca había hecho daño a nadie como para que pensaran lo contrario.
Al final, el más mayor dio un paso al frente y habló en nombre de todos.

- Teodora, si no hemos venido antes hasta aquí es porque pensábamos que nos harías algo malo. Como eres una bruja…
- Ya lo sé. Es normal. Soy una bruja sí, pero lo soy porque mi madre y mi abuela también lo eran. Vivo aquí sola porque todo el mundo se asusta cuando me ve por la calle y a mi no me gusta asustar a los demás.
- Entonces si nos quedamos, ¿podremos jugar?
- ¡Claro que sí! Me sé muchísimos juegos. Veréis como nos lo pasamos muy bien

Los niños y la bruja pasaron la tarde entre risas y juegos y Teodora logró ganarse la confianza de los niños demostrándoles que no era la bruja mala que aparentaba ser.
Puntuación media: 8,4 (600 votos)
Tu puntuación:
Análisis de sus valores
Este cuento nos explica cómo “las apariencias engañan” y aunque estemos seguros de que una persona es mala por su aspecto, posiblemente nos equivoquemos. Esto mismo es lo que le ocurre a Teodora, una bruja que a pesar de su aspecto sólo quería disfrutar de la amistad de los niños.
Cuentos con valores similares