Will encuentra su sitio
Síguenos en:

Will encuentra su sitio

Edades:
A partir de 4 años
Will encuentra su sitio Había una vez, en un pueblo solitario y lleno de vegetación, un cachorrito peludo de nombre Will. El perrito había crecido junto a sus hermanos hasta que un niño del pueblo lo adoptó. Pasó el tiempo y el niño se aburrió del perro porque se había hecho grande y ya no era una bolita de pelo, como él solía decir a sus amigos del cole para presumir. El niño era muy caprichoso y poco responsable. Sin pedir ayuda a nadie ni buscan una nueva familia para Will, lo dejó abandonado en la calle. A su suerte y expuesto al frío, al hambre y al peligro de los coches y otros animales.

No tuvo más remedio y, al poco tiempo, Will aprendió a vivir como un perro callejero. Las cosas iban bien en primavera y en verano pero con la llegada del invierno todo se complicaba. Cada vez era más difícil conseguir comida y el frío era tanto que el pobre perrito no podía dormir por la noche. Un día, una gata callejera que se llamaba Cloe le dijo que tenían que hacer algo para mejorar su situación. Le habló de un lugar lejano, donde la comida nunca faltaba y el verano jamás se acaba.

Sin pensárselo dos veces, al día siguiente, partieron bien temprano. Caminaron muchos kilómetros hasta que se pararon a descansar en una cabaña abandonada a las afueras de una ciudad. El interior era cálido y en la despensa había algo de comida. Cuando se disponían a empezar con el festín apareció una perra enorme gruñendo y mostrando sus fauces llenas de afilados dientes.

La perra se quedó fijamente mirando a Will y pronto se dio cuenta de que era su hijo, del que la habían separado años atrás para llevarlo con aquel niño egoWill encuentra su sitioísta y descuidado. Al momento le empezó a llenar de mimos y caricias. Como veía al lado a la gata Cloe algo triste porque ella era huérfana, le dio unos cuantos lametones también a ella. Al momento, llegaron los hermanos y hermanas de Will, que eran ya unos perros grandes y fuertes que se encargaban de cuidar de aquellos terrenos abandonados. Will y Cloe se dieron cuenta de que habían encontrado un lugar maravilloso para vivir en compañía y con mucho amor. No había muchos lujos pero sí una gran familia en la que crecer felices.
Puntuación media: 8,7 (354 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares