Los ordenadores atrapa-niños
Síguenos en:

Los ordenadores atrapa-niños

Edades:
A partir de 8 años
Valores:
Los ordenadores atrapa-niños Daniel era un niño como los demás. Todos los días iba al colegio, por las tardes hacía sus deberes y aprovechaba el tiempo que le quedaba para divertirse y jugar.

Le encantaba jugar al aire libre y descubrir los secretos de la naturaleza, pero la mayoría de las veces, lo hacía solo, porque el resto de sus amigos estaban siempre delante del ordenador jugando a videojuegos.

A él también le gustaba, pero no tenía ordenador. Así que Daniel se entretenía paseando por el bosque y jugando a otras cosas.

Cuando llegaba el fin de semana, siempre llamaba a sus amigos para preguntarles si querían ir al río, al bosque o a correr por el campo. Y sus amigos siempre le decían:
- ¡Pero qué dices Dani si eso es un rollo! Es mucho más divertido jugar con el ordenador.

A Daniel no le quedaba otra que irse siempre solo y pensaba:
- ¡Pff! Nadie quiere venir conmigo nunca… ¡ojalá yo también tuviera un ordenador como el suyo para jugar a esas cosas!

Pasaba el tiempo y Daniel se sentía cada vez más triste. Ir sólo al bosque, al río o al campo era cada vez más aburrido, porque no podía compartirlo con nadie y a sus amigos no había manera de separarlos del ordenador.

Pero un día todo cambió. Cuando Daniel volvió a ver a todos sus amigos después de un fin de semana, se dio cuenta de que algo muy extraño estaba ocurriendo. Vio que sus amigos no hablaban y que sus ojos se iluminaban de color rojo y azul.

Daniel no entendía nada. Era como si ya no fuesen personas. ¡Parecían robots!
El muchacho estuvo un tiempo tratando de averiguar qué pasaba hasta que un día vio qué le ocurría a un grupo de niños que jugaban delante del ordenador.
- ¡No puede ser! ¡Los ordenadores están atrapando a los niños y los están convirtiendo en robots!

Daniel vio cómo el ordenador lanzaba luces rojas y azules mientras daba órdenes a los niños y, estos, hacían todo lo que el ordenador les decía.

Daniel no sabía qué hacer, así que se puso a investigar y descubrió que cuando los niños pasaban un límite de horas jugando a videojuegos, los ordenadores se apoderaban de sus mentes convirtiéndolos en robots.
- ¡Claro! ¡Por eso soy el único niño que se ha convertido en robot. Porque yo no juego a esos videojuegos!

Daniel tenía que hacer algo para que todos sus amigos volvieran a ser personas, así que pensó en quitarles a todos sus ordenadores.
Además se le ocurrió grabar a todos sus amigos mientras actuaban como robots para que cuando lo viesen se dieran cuenta de lo que estaba pasando.

Y así fue. Los grabó a todos con una cámara que cogió prestada del colegio y, por la noche entró en las casas de sus amigos y se llevó todos los ordenadores a un lugar secreto.

SLos ordenadores atrapa-niñosorprendentemente, todos los niños volvieron a la normalidad al día siguiente. Ya no quedaba ni uno que se comportara como un robot ni al que se le pusieran los ojos rojos o azules. Pero todos estaban como locos preguntando por sus ordenadores.
- ¡Mi ordenador ha desaparecido! – decía uno
- ¡El mío también! – dijo otro
- ¡Y el mío! - gritó otro

Hasta que Daniel finalmente se lo explicó todo.
No os habéis dado cuenta de nada, pero ha pasado algo horrible. Los ordenadores os habían atrapado y os habían convertido en robots.

Los niños no se creían nada de aquello, pero Daniel les enseñó los vídeos que había grabado y todos alucinaron con lo que había pasado.

Desde entonces, los niños no volvieron a pasar tantas horas delante del ordenador jugando a videojuegos. En su lugar aprovecharon para ir al bosque, al río y al campo con Daniel. Y lo mejor de todo fue que descubrieron que no era ningún rollo y que lo pasaban igual o mejor que delante del ordenador.
Puntuación media: 8,7 (78 votos)
Tu puntuación:
Análisis de sus valores
Este cuento habla de la forma en que los amigos se ayudan. Lo hace a través del personaje de Daniel, un niño al que pese a que sus amigos han dejado de lado en alguna ocasión, no duda en ayudarles cuando es consciente de que los ordenadores han convertido a sus amigos en robots. La forma de hacerlo es sin duda sencilla pero también ingeniosa, ya que cuando es consciente de cual es origen del problema, decide solucionarlo quitándoles de noche todos los ordenadores.
Cuentos con valores similares