La montaña mágica de los deseos
Síguenos en:

La montaña mágica de los deseos

Edades:
A partir de 6 años
La montaña mágica de los deseos En un pequeño pueblo cubierto de nieve vivía una niña llamada Lía, una niña cuya curiosidad no conocía límites. Su mejor amigo, Mateo, compartía su pasión por las aventuras.

Un día, mientras exploraban los confines del pueblo, Lía y Mateo escucharon una antigua leyenda sobre una montaña mágica. Se decía que esta montaña solo aparecía durante las nevadas más intensas y que en su cima, oculta entre las nubes y los sueños, se concedían deseos a quienes lograran llegar.

Lía y Mateo, buscando probar su valentía, decidieron emprender la aventura de encontrar la montaña. Prepararon sus mochilas con lo esencial: algo de comida, agua, y sobre todo, una brújula que había pertenecido al abuelo de Mateo.

La aventura comenzó al pie de un bosque encantado, donde los árboles susurraban secretos y las huellas de animales misteriosos marcaban la nieve. A medida que avanzaban, el bosque se hacía más denso y la nieve más profunda. Lía y Mateo se ayudaban mutuamente, recordándose la importancia de nunca rendirse.

Una noche, bajo un cielo estrellado y un manto de silencio roto solo por el crujir de la nieve bajo sus pies, Lía y Mateo llegaron a un claro en el bosque. Allí, se encontraron con el Guardián de la Montaña.

—Bienvenidos, valientes viajeros —dijo el Guardián con una voz que resonaba como el viento entre los árboles—. Habéis demostrado gran coraje al llegar hasta aquí, pero aún deben superar pruebas para demostrar su valía.

—¿Qué desafíos nos esperan? —preguntó Lía con voz firme.

El Guardián extendió su mano y de la nada apareció un puente colgante que se perdía entre las nubes.

—Este puente es el primero de vuestros desafíos.

Mateo miró el puente, sintiendo un vacío en el estómago.

—Estamos listos —dijo, y ambos se acercaron al puente.

Con cada paso que daban sobre las cuerdas y tablas tambaleantes, el puente se movía de manera inquietante.

—No mires hacia abajo, Mateo. Solo enfócate en cada paso —dijo Lía, mientras avanzaba con cautela.

Mateo asintió, concentrándose en el sonido de sus propios pasos y en la figura tranquilizadora de Lía delante de él.

—Lo estamos haciendo bien, Lía —dijo Mateo, su voz ganando firmeza a medida que avanzaban.

Finalmente, tras cruzar el puente, llegaron al otro lado, donde el Guardián los estaba esperando.

—Habéis superado el primer desafío. Ahora están un paso más cerca de la cima —dijo el Guardián, desvaneciéndose.

Lía y Mateo se miraron, con sus rostros iluminados por la emoción de la victoria y la anticipación de lo que vendría. Sabían que cada desafío que enfrentaban los acercaba más a su deseo, pero también comprendían que el verdadero viaje era el crecimiento que estaban experimentando juntos.

Tras superar el puente colgante, Lía y Mateo se adentraron en un sendero que serpenteaba entre gigantescos árboles cubiertos de nieve. La luna llena iluminaba su camino, creando sombras danzantes en la nieve.

El segundo desafío apareció de repente. Frente a ellos, se desplegó un laberinto formado por altas paredes de hielo. El Guardián reapareció, flotando sobre ellos como una bruma plateada.

—Este laberinto pondrá a prueba vuestra capacidad para trabajar juntos y encontrar su camino en medio de la incertidumbre —dijo con una voz que parecía venir de todas direcciones.

Lía miró a Mateo y asintió.

—Podemos hacerlo, si nos mantenemos unidos —dijo la niña, tomando la mano de su amigo.

Avanzaron por el laberinto, girando en esquinas inesperadas y enfrentando callejones sin salida. Cada decisión los obligaba a confiar más el uno en el otro.

—Creo que si seguimos la luz de la luna, nos guiará —sugirió Mateo, señalando hacia donde la luz lunar se filtraba a través del hielo.

Finalmente, después de varios intentos y errores, encontraron la salida. El Guardián, ahora visible al final del laberinto, les sonrió con aprobación.

El tercer desafío fue el más inesperado. Llegaron a un claro donde un grupo de criaturas mágicas, parecidas a pequeños dragones de nieve, revoloteaban juguetonamente.

—Estas criaturas están llenas de energía y alegría, pero también son muy traviesas —explicó el Guardián—. Debéis capturar una de ellas sin perder la paciencia ni la gentileza.

Lía y Mateo se dispersaron por el claro, intentando acercarse a las criaturas con cuidado y amor.

—No tengas miedo, solo quiero ser tu amiga —susurró Lía a una de las criaturitas, extendiendo su mano con suavidad.

Con paciencia y ternura, lograron ganarse la confianza de una pequeña criatura, que se posó en la mano de Lía, emitiendo un suave resplandor.

—Lo logramos, Mateo. Con paciencia y amor —dijo Lía, con una sonrisa llena de satisfacción.

Con la criatura en mano, se acercaron al Guardián. Este asintió con una sonrisa aún más amplia.

—Habéis superado todos los desafíos con valentía, ingenio, trabajo en equipo, paciencia y amor. Ahora están listos para alcanzar la cima de la montaña —dijo el Guardián, desapareciendo una vez más en la noche estrellada.

La montaña mágica de los deseosLía y Mateo continuaron su camino hacia la cima. El paisaje que les recibió al llegar era de una belleza sobrecogedora: montañas que rozaban el cielo, valles que susurraban historias de tiempos olvidados y un sol que bañaba todo con una luz dorada, llenando el mundo de esperanza.

El Guardián de la Montaña apareció ante ellos, su figura etérea brillando con la luz de las estrellas.

—Habéis alcanzado la cima y demostrado grandes virtudes —dijo el Guardián—. Ahora, decidme, ¿cuál es vuestro deseo?

Lía y Mateo se miraron, reflexionando sobre todo lo que habían vivido. Lía recordó el momento en que perdió aquel objeto querido de su abuela, y Mateo pensó en su miedo a decepcionar a sus padres. Sin embargo, ahora esos temores parecían pequeños comparados con lo que habían experimentado y aprendido.

—Nuestro deseo... —comenzó Lía, pero se detuvo. Miró a Mateo, y juntos, en una sola voz, dijeron—: Nuestro deseo es llevar siempre con nosotros la fuerza, la amistad y el amor que hemos encontrado en este viaje.

El Guardián asintió, una sonrisa iluminando su rostro.

—Vuestro deseo ya se ha hecho realidad. Lo que habéis aprendido aquí os acompañará siempre —dijo, desvaneciéndose en el aire como un suspiro.

Lía y Mateo comprendieron que la verdadera magia residía en su interior y en los lazos que habían fortalecido durante su aventura. Desde entonces, cada vez que nieva, miran hacia la montaña y sonríen, sabiendo que los verdaderos deseos ya los llevaban dentro, en su coraje, en su amistad y en su capacidad de amar y superar juntos cualquier desafío.
Puntuación media: 8,0 (221 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares