El rescate de la astronauta perdida
Síguenos en:

El rescate de la astronauta perdida

Edades:
A partir de 6 años
Valores:
El rescate de la astronauta perdida Estación espacial española, año muchoscientosmil trescientos uno. La astronauta Elisa realiza una complicada reparación en la parte más alta de la torre más alta de la estación. Algo falla, y la astronauta Elisa acaba flotando por el espacio, cada vez más lejos de la estación espacial.

—Rápido, hay que ir a buscar a Elisa —gritan dentro de la estación.

Pero la astronauta Elisa se aleja rápido. Fallan los propulsores, fallan las comunicaciones.

—Al menos, no falla el oxígeno —dice para sí la astronauta Elisa, que se deja llevar para no gastar energía, confiando en que su equipo la rescatará.

Pasan las horas, y la astronauta Elisa está cada vez más lejos de la estación.

—Un poco más y llego a Marte —bromea la astronauta Elisa, para sí misma otra vez.

Otra cosa no, pero el humor no le falla nunca a la astronauta Elisa.

Lo que empieza a flojear es la esperanza de ser rescatada. Solo le queda una baza. Y así se lo dice a sí misma:

—Siempre pensé que había vida en Marte. Seguro que sí, que hay vida en Marte. Y seguro que los marcianos me rescatan, en cuanto me vean, aunque solo sea para estudiarme como vida extraterrestre.

Elisa sigue pensando en ello cuanto notó que algo tiraba de ella, como si la succionara, hasta meterla en una nave espacial.

—Si ya lo decía yo —dice Elisa.

—¿Qué decías tú, terrícola? —dice una voz.

—¿Eres un marciano? —pregunta Elisa.

—Soy una marciana, sí, y acabo de rescatarte.

—¡Lo sabía! —exclama Elisa, todavía sorprendida por su buena suerte, pero sin poder ver a su rescatadora.

—Ponte el cinturón, que nos vamos a Marte —dice la marciana.

Cuanto aterrizaron, Elisa salió de la nave. Estaba en una especie de base subterránea. Pero allí no había marcianos, solo terrícolas.

—Hola, Elisa, bienvenida a Marte. Soy Lunia, la marciana que te ha rescatado.

Elisa, sin salir de su asombro, dice:

—Tú no eres marciana; eres terrícola, como yo. Por cierto, gracias, Lunia. Si no llega a ser por ti…

—No hay de qué, Elisa. Y sí, soy marciana, porque nací aquí, en Marte. Mis tatarabuelos llegaron aquí hace un montón de años, como lo de todos los que viven aquí. Así que sí, somos todos marcianos.

—¿Y qué habéis hecho con los marcianos nativos? —pregunta Elisa, preocupada.

—Aquí no había vida, Elisa —dice Lunia—. No hasta que llegamos nosotros.

El rescate de la astronauta perdida¡Qué chasco! —dice Elisa. Luego lo pensó un momento y dice: En la Tierra nadie sabe que hay gente viviendo en Marte.

—Lo mantenemos en secreto —dice Lunia—. Solo unos pocos lo saben. Aquí experimentamos y buscamos soluciones a los problemas de la Tierra. Sin guerras, sin intereses económicos o políticos.

—Entiendo —dice Elisa—. ¿Qué va a ser de mí ahora? ¿Me vais a devolver a la Tierra?

—Sería peligroso para el proyecto —dice Lunia—. Pero puedes avisar a tu familia de que estás viva, siempre y cuando sean personas de fiar.

—Lo son, no te preocupes —dice Elisa.

Elisa avisa a su familia y les pide que guardaran la información en secreto. Estos lo entienden y prometen no decir nunca nada.

Por supuesto, esto que te cuento no es más que un cuento. En Marte no vive nadie, de momento.
Puntuación media: 8,5 (438 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares