El libro de los sueños
Síguenos en:

El libro de los sueños

Edades:
Todas las edades
El libro de los sueños Darío era un niño de 9 años al que le encantaba leer. Mientras su dos hermanos jugaban juntos, él siempre prefería divertirse con las historias y fantasías de sus cuentos de aventuras, de personajes fantásticos, de animales y de un montón de cosas más.

A sus hermanos no les gustaba leer y siempre se metían con él. Le llamaban raro y se reían de él porque siempre se quedaba embobado leyendo.

Un día, Darío fue a visitar a su abuelo. Le gustaba ir a verlo y sentarse a su lado a leerle alguno de sus cuentos. Los dos disfrutaban imaginando las historias que contaban los libros. Pero, ese día, su abuelo tenía una sorpresa para él.
- Hace mucho tiempo que tengo guardado un regalo muy especial para ti – le dijo su abuelo.

Su abuelo sacó una caja de un baúl y se la dio. Cuando Darío la abrió, vio que era un libro muy bonito y antiguo. Jamás había visto ninguno igual.

-Este libro de cuentos me lo regaló mi abuelo y lo he guardado hasta ahora porque es muy especial. Cuando lo leas, todo será pura magia. Quiero que ahora lo tengas tú – dijo su abuelo.

Darío se fue a su casa muy contento. Cuando llegó, fue a su habitación y comenzó a leer el primer cuento del libro. Leyó y leyó hasta que acabó el cuento, pero el cuento estaba sin acabar. ¡El cuento no tenía final!

Darío se quedó muy triste y pensativo. Su abuelo le había dicho que cuando leyera esos cuentos todo sería pura magia, pero no pasó nada y, encima, se quedó sin saber cual era el final del cuento.

Ya era de noche y Darío se fue a la cama. Se durmió muy rápido y, de repente, vio que estaba dentro de un fantástico sueño. No era un sueño cualquiera, el sueño era igualito que el cuento sin final y Darío lo estaba viviendo como si fuera realidad. Podía verlo todo, hablar con los personajes, entrar en sus casas, comer su comida y hasta jugar con todos los niños del cuento. ¡Era fantástico!

Cuando Darío despertó, estaba súper contento. ¡El libro que le había regalado su abuelo era un libro mágico! Los finales sólo aparecían en sueños y todo era tan real que podía vivirlo como si estuviese pasando de verdad.

Fue la mejor experiencia que había tenido nunca y estaba tan contento que no pudo evitar contarle a sus hermanos que le habían regalado el mejor libro que jamás había leído.

Pero sus hermanos, como era de costumbre se rieron de él.
- ¡¡¡Jajajaja!!! Leer es un rollo y todos los libros son igual de aburridos. ¡Sólo tú los lees! ¡Eres un raro!– le dijeron sus hermanos burlándose de él.
- ¡Eso no es cierto! ¡Leer es súper divertido! Es como ver una película pero imaginando todo. Y este libro que me ha regalado el abuelo es especial. Estoy seguro de que os encantaría si lo leyéseis.

Sus hermanos nunca le hacían caso, pero como ese libro era del abuelo, prestaron un poco de interés y al final cada uno leyó un cuento.
- Tenéis que confiar en vuestra imaginación. Yo tampoco lo entendí al principio pero veréis como mañana lo comprendéis todo.

El libro de los sueñosLos hermanos de Darío lo miraron con cara de no entender nada y se fueron a dormir todos.

Al día siguiente sus hermanos estaban alucinados.
- Darío, ¡hemos tenido un sueño mágico! ¡Era como si estuviéramos dentro del cuento! ¡Ha sido genial!
- Ya os dije que leer era muy divertido. Todos los libros cuentan cosas muy interesantes y nos ayudan a imaginar otros mundos e historias. El libro de los sueños es el mejor libro que he leído nunca, pero, gracias a la imaginación, todos los libros pueden ser tan fantásticos como este – dijo Darío.

Las palabras de Darío convencieron a sus hermanos y desde entonces empezaron a leer libros. Nunca más se rieron de Darío y se dieron cuenta de que leer no era tan aburrido como creían. ¡Todo lo contrario! Era una de las cosas más divertidas que habían hecho nunca.
Puntuación media: 8,6 (677 votos)
Tu puntuación:
Análisis de sus valores
Esta historia pretende inculcar a los niños el amor por la lectura. Para ello nos cuenta la historia de Darío, quien acaba por demostrar a sus hermanos que este hábito es muy divertido y enriquecedor.
No debemos pasar por alto otro importante valor como es el respeto a los demás. Los niños deben aprender a que no está bien comportarse como los hermanos de Darío. Deben aprender a respetar a quienes piensen u actúen de forma diferente a ellos.
Cuentos con valores similares