El ratón que vivía en el museo
Síguenos en:

El ratón que vivía en el museo

Edades:
Todas las edades
Valores:
El ratón que vivía en el museo Tito era un ratoncito que vivía en un vagón de tren. Pero no en un tren moderno de esos tan rápidos que parecen una bala cuando salen de la estación. Tito vivía en el vagón de un tren de vapor que había expuesto en el museo.

Aunque era feliz sin que nadie le molestara, también se sentía muy solo y, de vez en cuando, salía de su vagón y se daba una vuelta por el museo en busca algún otro ratón. Pero nunca encontraba a nadie. Eso sí, revolvía y roía todo lo que se encontraba. Así son los ratones, qué le vamos a hacer.

Como cada vez se sentía más solo, salía más a menudo de su escondite y mordía más cosas. Así fue como los vigilantes del museo terminaron dándose cuenta de que había un ratón. Nadie lo había visto, pero sus destrozos nos dejaban lugar a dudas.

- Le pondremos un trampa con queso y lo cogeremos -dijo el jefe de vigilantes-. No podemos tolerar esto más.

Tito se dio cuenta de la trampa, y se las ingenió para coger el queso sin ser atrapado. ¡Qué divertido! Por fin tenía algo en lo que entretenerse.

Cuando los vigilantes vieron que el queso había desaparecido probaron de nuevo con una trampa más grande. Pero Tito volvió a burlarse de ellos y se llevó el queso.

Los vigilantes decidieron llevar a un gato hambriento para que cazara al ratón. Tito no sabía que los gatos comían ratones, porque siempre había vivido en aquel tren. Así que, cuando vio al gato, pensó que podrían ser buenos amigos, y se acercó a saludarlo.

- Hola, amigo. Soy Tito, el ratón que vive en este tren. ¿Quién eres tú?
- Soy un gato con hambre y voy a….

No pudo seguir, porque Tito interrumpió al gato.

- ¿Hambre? Ven, compartiré contigo la comida de mi despensa. No veas la de migas que caen de los bocadillos de los vigilantes y la cantidad de chucherías que traen los niños.

El gato se quedó paralizado al ver la naturalidad y la tranquilidad que mostraba el ratón. "Este ratón está bobo", pensó para sí. Pero, en cuanto volvió en sí, se lanzó encima de Tito, que escapó por los pelos.

- ¡Ey, tranquilo! Vaya forma tan brusca de jugar. Come primero. Luego buscaremos algún juego más tranquilo con el que entretenernos.

EEl ratón que vivía en el museol gato, cuando vio la merienda que le había preparado Tito, se sentó con él y se comió todo lo que pudo. Se pasaron el rato comiendo y charlando tan a gusto que se hicieron buenos amigos.

- Mira Tito -le dijo el gato al ratón-, yo estaba aquí para comerte -. Tito se asustó cuando oyó aquello-. Pero no te preocupes, no voy a hacerte daño. Me has caído bien. Pero si no dejas de morderlo todo en el museo los vigilantes traerán a otro gato para cazarte, y a lo mejor no tienes tanta suerte.
- ¡Vaya.! Solo lo hice porque me aburría...
- Pues vas a tener que buscar otra forma de entretenerte, amigo.

El gato se marchó, y fingió delante de los vigilantes que se había comido al ratón.

En cuanto a Tito, ahora es mucho más cuidadoso cuando sale a explorar el museo. Y como ya no molesta a nadie con sus travesuras, nadie lo molesta a él con trampas. Aunque de vez en cuando se deja ver para que le pongan un poco de queso y le lleven al gato para que le haga un poco de compañía.
Puntuación media: 8,7 (288 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares