El perro y el ratón
Síguenos en:

El perro y el ratón

Edades:
A partir de 4 años
El perro y el ratón Un perro y un ratón vivían en una vieja casa habitada por una anciana. Aunque la anciana no tenía mucho, siempre guardaba algo de comer para el perro. El ratón se las tenía que ingeniar para comer las sobras que dejaba el perro o para recoger las migajas que caían al suelo.

-¿Por qué no me guardas algo de comer para mí? -le dijo un día el ratón-. Vivimos en la misma casa.

Pero el perro lo miró con desprecio y le dijo:

-Si no estás a gusto, vete. Ya sabes dónde está la puerta.

Pasó el tiempo y la anciana murió. Pero nadie se fue a vivir a la vieja casa, así que el perro y el ratón tuvieron que irse de allí, a buscarse la vida.

-¿Por qué me sigues? -preguntó el perro al ratón.

-Para comer las sobras de lo que dejes -le respondió el ratón.

-Eres un incordio -le dijo el perro-. Cualquier día echo a correr y te quedas solo.

Pasaron los días y el perro y el ratón seguían juntos. En el fondo, el perro no quería quedarse solo. Así recorrieron el país, en busca de comida y cobijo.

-¿Ya somos amigos? -le dijo un día el ratón al perro.

-Que te deje seguir a mi lado no significa que seamos amigos -le dijo un día el perro.

-Eres un desagradable -le dijo el ratón.

-He sido siempre así, y lo sabes -le dijo el perro-. Tú no me aportas nada. Te dejo venir conmigo porque me das pena.

El ratón se sintió muy miserable con esas palabras. Esa noche, el ratón se fue y dejó solo al perro. Cuando, a la mañana siguiente, el perro se encontró solo, se disgustó. Pero luego se recompuso y dijo:

-No necesito una compañía tan insignificante como esa.

En eso estaba cuando oyó a lo lejos un ruido tremendo. El perro se acercó y vio un circo arder y a los animales correr despavoridos huyendo de las llamas.

-Seguro que entre todos esos animales hay alguno que quiera ser mi amigo -pensó el perro, mientras se acercaba.

Pero en ese momento vio que un enorme elefante se le acercaba.

El perro salió corriendo, pues el elefante era muy grande y no quería acabar aplastado bajo una de sus enormes patas. Pero el elefante corría más rápido. Entonces, cuando estaba a punto de alcanzar al perro, salió el ratón. El elefante, al verlo, paró en seco y barritó como un loco.

-El perro y el ratónDeja a mi amigo -gritó el ratón-. Déjalo en paz, vete.

El elefante se subió a una gran piedra que había por allí cerca y se quedó petrificado, esperando a que el ratón se fuera.

-Gracias, ratón -dijo el perro-. Resulta que, además de ser útil, eres un amigo.

-Vamos, tengo una idea -dijo el ratón-. Vamos a agrupar a estos animales para que los recojan. Seguro que algo conseguimos.

El perro y el ratón agruparon a los animales hasta que la protectora de animales llegó para recogerlos y llevarlos a un lugar seguro. También se llevaron al perro y al ratón y les dieron un hogar y un trabajo. Desde entonces, el perro y el ratón son grandes amigos, trabajan en equipo y siempre se protegen el uno al otro. Porque no siempre el más pequeño es el que siempre necesita ayuda.
Puntuación media: 8,6 (669 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares