El gran sueño de Marco
Síguenos en:

El gran sueño de Marco

Edades:
A partir de 4 años
Valores:
El gran sueño de Marco Marco era un niño que se pasaba el día soñando con viajar y conocer el mundo. Siempre estaba construyendo barquitos de juguete y tirándolos al canal, para ver cómo se los llevaba la corriente y alejaban en busca de aventuras.

—Algún día yo también me iré a descubrir el mundo —decía el pequeño Marco.

Cada vez que su papá y su tío volvían de viaje, Marco salía a su encuentro y le decía:

—La próxima vez me iré con vosotros, aunque tenga que esconderme para ir de polizón.

Ellos se reían y le revolvían el pelo, eso que hacen los mayores para hacer la gracia.

Durante año, Marco insistió, una y otra vez, para que le llevaran, hasta que se cansó.

—En cuanto salga una caravana, me escondo y me marcho, sea quien sea —pensaba el muchacho.

Ya estaba listo para escaparse cuando se presentaron su tío y su padre para decirle que podría acompañarlos en su próximo viaje.

—¡Toma! ¡Ya no me tengo que escapar! Digo… Genial, será estupendo, me moría de ganas. ¿Nos vamos en barco?

—No, Marco, viajaremos por tierra. Ya tendrás tiempo de viajar en barco, chaval.

—¡Cachis! Bueno, seguro que también es interesante.

Marco preparó su equipaje y se unió a la expedición. Así comienza la gran aventura del famoso Marco Polo.

Atravesaron montañas cubiertas de nieve y cruzaron desiertos donde el sol ardía.

Tras años de viaje llegaron a la corte del gran Kublai Khan en China, donde fueron recibidos con músicas y bailes coloridos.

—¡Bienvenidos, amigos de lejos! —dijo Kublai Khan.

Durante años, Marco Polo exploró aquellas tierras, aprendiendo sobre la cultura, las costumbres y la gente. Se hizo amigo de los niños locales, jugando con ellos y compartiendo historias. También ayudó en las cosechas y aprendió a cocinar platos exquisitos.

Marco Polo se convirtió en un amigo cercano de Kublai Khan, y juntos compartieron muchas tardes hablando sobre la vida y la amistad.

El gran sueño de MarcoPero llegó el día en que Marco sintió nostalgia de su hogar.

—Gracias por todo, amigo mío —dijo a Kublai Khan—. Pero ahora es el momento de regresar a casa.

—Te extrañaré, Marco —respondió Kublai Khan, abrazándolo con fuerza—. Pero sé que llevarás contigo las lecciones y la amistad que has encontrado aquí.

Marco regresó a casa, pero esta vez, lo hizo en barco, como había soñado de niño. Y se llevó con él todo lo que había aprendido durante tanto tiempo en aquella tierra que una vez fue extraña, y que ahora era su segundo hogar.
Puntuación media: 8,4 (259 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares