Dos princesas hermosas
Síguenos en:

Dos princesas hermosas

Dos princesas hermosas Había una vez un rey que tenía dos hijas que se pasaban el día discutiendo sobre cuál de ellas era la más hermosa.

-Yo soy más hermosa porque tengo el pelo largo y rubio -decía la mayor.

-No, yo soy más bonita porque tengo el pelo pelirrojo con unos lindos rizos -decía la mediana.

-Pero mi piel es mucho más bonita -decía la mayor.

-Y mi cuerpo mucho más hermoso -decía la mediana.

Y así se pasaban todo el día discutiendo.

Un día el palacio fue invadido por el ejército enemigo. El rey consiguió llegar hasta sus hijas y les dijo:

-Si os encuentran os raptarán y os convertirán en esclavas.

-Pero no podemos huir -dijo la mayor de las princesas.

-Entonces tendremos que pasar desapercibidas -dijo la pequeña.

-¿Cómo? - preguntó la mayor.

El rey les dijo:

-Los soldados buscan a dos princesas de gran belleza, con el pelo largo y hermoso, con lindos vestidos y piel delicada. Tendréis que poneros ropa de sirvienta, cortaros el pelo muy corto, quitaros el maquillaje y mancharos un poco la cara.

Con gran pesar las princesas hicieron caso a su padre. De eso modo burlaron a los soldados, que se fueron por donde habían venido.

Las niñas sentían mucha vergüenza al verse así, y no querían que nadie las viera, pues pensaban que todo el mundo se reiría de ellas. Sin embargo, nadie se rió de ellas. Al contrario, todos las felicitaron por ser tan valientes.

Dos princesas hermosasEn cuanto se lavaron y se arreglaron un poco las princesas descubrieron que seguían siendo hermosas.

-Seguimos estando guapas -dijo una.

-Y seguiremos siendo libres -dijo la otra.

Las dos hermanas no volvieron a discutir sobre cuál de las dos era más hermosa, porque descubrieron que había cosas más importantes y con mucho más valor.
Puntuación media: 8,5 (248 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares