Zorrito, el zorrillo valiente
Síguenos en:

Zorrito, el zorrillo valiente

Edades:
A partir de 4 años
Zorrito, el zorrillo valiente Había una vez un zorrillo llamado Zorrito. Zorrito tenía un don especial que lo hacía único: su olor. Pero él veía este don como una maldición, temiendo ser rechazado por los demás. Así, pasaba sus días escondido en su madriguera, soñando con jugar y reír como los demás animales del bosque.

Una noche, mientras la luna tejía hilos de plata sobre el bosque, Zorrito oyó un suave murmullo. Era Leona, la sabia guardiana del bosque, que le hablaba con voz suave pero firme: "Zorrito, el bosque necesita de tu don. Solo tú puedes protegernos".

Confundido y asustado, Zorrito salió de su escondite y se encontró con Conejín, un pequeño conejo de orejas largas y ojos llenos de estrellas, y Búho, el vigilante nocturno cuyos ojos sabios veían más allá de las sombras.

Esa noche, el bosque se vio amenazado por sombras desconocidas y peligrosas. Los depredadores, sigilosos y hambrientos, acechaban entre los árboles, poniendo en peligro a todos los habitantes del bosque.

Zorrito, tembloroso, sintió el miedo apoderarse de él. Pero al mirar a sus amigos, algo dentro de él despertó. Con un suspiro valiente, se adelantó y, por primera vez, dejó que su esencia fluyera libremente. Un olor fuerte y distintivo llenó el aire, sorprendiendo a los depredadores y dándoles una razón para huir.

En ese momento, Zorrito comprendió que lo hacía diferente era su mayor fortaleza. Su olor, lejos de ser un motivo de vergüenza, era un regalo que podía proteger a todos los que amaba.

El bosque entero celebró esa noche, bajo la luz de la luna y las estrellas, la valentía de un pequeño zorrillo que había aprendido a aceptarse a sí mismo. Y Zorrito, por primera vez, se sintió verdaderamente parte de aquel mágico lugar.

Zorrito, el zorrillo valienteDesde entonces, cada noche, bajo el manto estrellado, se escuchaba la risa de Zorrito, resonando en el bosque como una melodía de valentía y aceptación. Y el bosque, agradecido, le susurraba al viento historias del zorrillo valiente que, con su corazón grande y su olor único, había salvado a todos.

Y así, entre risas y juegos, Zorrito encontró su lugar en el mundo, demostrando que incluso lo que parece ser una debilidad, puede convertirse en la mayor de las fortalezas.
Puntuación media: 8,4 (360 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares