Owen y las zapatillas del tiempo
Síguenos en:

Owen y las zapatillas del tiempo

Edades:
A partir de 4 años
Owen y las zapatillas del tiempo En una pequeña casa al final de una larga calle vivía Owen, un niño de 6 años con una imaginación desbordante y un corazón lleno de curiosidad. Su lugar favorito era el ático de la casa, donde su abuela Tilda guardaba tesoros de todas partes del mundo. Entre esos tesoros, había un objeto que aún no había sido descubierto: un par de zapatillas antiguas.

Un día lluvioso, mientras Owen jugaba en el ático, encontró las zapatillas escondidas bajo un viejo baúl. Eran peculiares, de un material que parecía cambiar de color con la luz. Intrigado, Owen corrió a mostrárselas a su abuela.

—Estas son las Zapatillas del Tiempo, Owen —dijo la abuela con una voz llena de misterio—. Permiten a quien las lleva puestas viajar a diferentes épocas. Pero debes tener cuidado, cada paso en el pasado puede cambiar nuestro presente.

Owen, emocionado por la aventura, se puso las zapatillas sin dudarlo. En un abrir y cerrar de ojos, se encontró en el antiguo Egipto. Maravillado, caminó entre pirámides y faraones, pero sin darse cuenta, movió una pequeña piedra que formaba parte de un antiguo papiro.

Al volver a su época, Owen notó que algo había cambiado. La gente hablaba un idioma diferente y los edificios de su ciudad tenían un estilo arquitectónico que no reconocía. Asustado, corrió a buscar a su abuela.

—Debes corregir tu paso, Owen —dijo la abuela Tilda—. Cada acción en el pasado tiene consecuencias en nuestro tiempo.

Sin perder tiempo, Owen volvió al Egipto antiguo y, después de una búsqueda incansable, encontró el papiro y colocó la piedra en su lugar original. Al regresar a su tiempo, todo había vuelto a la normalidad.

Owen y las zapatillas del tiempoOwen aprendió una valiosa lección sobre la importancia de la historia y cómo nuestras acciones pueden influir en el mundo. Desde ese día, las Zapatillas del Tiempo reposaron en el ático, recordándole la increíble aventura y la responsabilidad que conlleva el poder de cambiar el pasado.

Y así, Owen continuó creciendo, siempre consciente de que nuestras acciones, grandes o pequeñas, tienen un impacto en el mundo que nos rodea.
Puntuación media: 8,4 (135 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares