Mario no quiere llevar casco en la bicicleta
Síguenos en:

Mario no quiere llevar casco en la bicicleta

Edades:
A partir de 6 años
Mario no quiere llevar casco en la bicicleta A Mario le regalaron una preciosa bicicleta por su cumpleaños. La fiesta la celebraban en la finca de los abuelos. Allí Mario había aprendido a montar con la bici de su hermana mayor, Cristina, y deseaba con todas sus fuerzas tener la suya propia.

Con la bicicleta venía un casco a juego. Pero Mario no le hizo ni caso. Se montó en la bicicleta y empezó a dar pedales.

-¿Puedo salir con Cristina al camino, papá? -preguntó Mario.

-Sí, pero ponte el casco, como tu hermana -le dijo su padre.

-¿Para qué? -preguntó Mario-. Eso solo estorba. Ya llevo la gorra.

-El casco te protege la cabeza -dijo su padre.

-Pero ¡si yo no me voy a caer! -exclamó Mario.

-El casco o no sales -dijo su padre.

Mario cogió el casco a regañadientes y salió al camino. Pero en cuanto se alejaron un poco se lo quitó. Cristina le advirtió que tenía que ponérselo, pero Mario no le hizo caso. En su lugar, se puso a hacer el tonto mientras pedaleaba.

-Mira, que no pasa nada -dijo Mario-. Ves, soy un crack y no me caigo.

En eso estaba cuando, al ir a hacer el cambio de plato,como no lo tenía dominado, la bicicleta se atascó y Mario pilló una piedrecita, con tan mala suerte que se cayó. Se hizo varias heridas y se dio un pequeño golpe en la cabeza.

-¡Si justo ahí hubiera habido una piedra te hubieras abierto la cabeza! -dijo Cristina.

-Me pongo el casco y no le decimos nada a papá -dijo Mario.

-De eso nada -dijo Cristina-. Se lo vas a decir, que luego te pasa algo y la liamos.

Mario le contó a su padre lo que había pasado y le prometió no volver a montar en bici sin casco, incluso por la finca.

-Espero que hayas aprendido la lección -dijo su padre-. Ahora vamos a urgencias, no siendo que tengas un pequeño traumatismo en la cabeza. Probablemente no sea nada, pero vamos por si acaso.

A Mario le fastidió acabar su día de cumpleaños en el hospital, pero sabía que era por su bien, así que no protestó.

Afortunadamente todo quedó en un susto, pero podía haber acabado en tragedia, todo por no hacer caso y no llevar el casco.

-Mario no quiere llevar casco en la bicicletaSabes, papá, creo que he tenido el mejor regalo de cumpleaños del mundo -dijo Mario.

-¿La bicicleta o el casco? -preguntó su padre.

-Eso también, pero me refiero a otra cosa -dijo el niño-. He aprendido que hay que ser prudente, protegerse y, sobre todo, hacer caso a los que saben más que tú.

Su padre se rió y le dijo:

-Ya sabes lo que decía mi abuela: que más sabe el diablo por viejo que por diablo.

-Tú no eres tan malo, papá -dijo Mario.

-Y aunque lo fuera, todo lo que te digo es por tu bien, y muchas cosas las he aprendido por las malas. ¿O crees que yo nunca me he caido de la bicicleta o de la moto?

Y allí se quedaron padre e hijo, hablando de sus cosas alegremente.
Puntuación media: 8,9 (116 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares