La Mansión de las Risas Perdidas
Síguenos en:

La Mansión de las Risas Perdidas

Edades:
A partir de 4 años
La Mansión de las Risas Perdidas En la penumbra, la majestuosa Mansión de las Risas Perdidas se alzaba, imponente y misteriosa. Sus altas torres parecían rozar el cielo nocturno. Sus ventanas brillaban con luces titilantes y sombras que danzaban al son de los ruidos de la noche.

—¡Ayuda! —gritó Fabio—. ¿Hay alguien ahí?

Ante sus ojos, una puerta chirriante se abrió sola. Fabio, con cautela, entró y vio un salón lleno de espejos. Pero allí había algo que resultaba inusual: en algunos espejos, su reflejo se reía, mientras que en otros, no se veía en absoluto.

—¡Uy, uy, uy! ¡Un intruso! —escuchó una voz juguetona.

Fabio giró rápidamente, pero no vio a nadie. De repente, un objeto flotó en el aire y se posó frente a él. Era un juguete antiguo, algo desgastado por el tiempo.

—Soy Brumosillo —dijo la voz, mientras el juguete daba volteretas en el aire—. El fantasma juguetón de esta mansión.

Fabio, con asombro y una pizca de miedo, preguntó:
—¿Por qué estás aquí?

Brumosillo rio, una risa que sonaba como campanitas.

—Me quedé atrapado jugando al escondite hace mucho tiempo. Pero no te preocupes, me encanta este lugar.

—Necesito encontrar una salida —dijo Fabio, intentando disimular el miedo que le recorría el cuerpo.

Brumosillo sonrió.

—Eso no será fácil, pero si me prometes jugar conmigo, te ayudaré.

Y así, entre juegos y carcajadas, Fabio y Brumosillo exploraron la mansión.

Su primera parada fue la Biblioteca de los Cuentos Olvidados. En este mágico lugar, los libros no se leían; en cambio, al abrirlos, pequeñas figuras luminosas salían de sus páginas y representaban las historias ante sus ojos. En un momento, Fabio se encontraba volando sobre un dragón dorado, y al siguiente, nadaba en un océano de estrellas junto a sirenas de cabellos plateados.

—¡Esto es increíble! —exclamó el niño.

Brumosillo rio, disfrutando de la alegría de su nuevo amigo.

—¡Y eso es solo el principio!

Después de la biblioteca, el fantasma condujo a su nuevo amigo hacia una puerta que parecía desafiar la gravedad. Al entrar, descubrieron la Habitación Reversible. En este extraño y fascinante cuarto, lo que estaba abajo podía estar arriba y viceversa. Fabio, sin parar de reír, descubrió que podía caminar por las paredes y saltar desde el techo al suelo como si fuera la cosa más natural del mundo. Las lámparas flotaban y los muebles estaban pegados en posiciones imposibles, creando un divertido laberinto para los dos aventureros.

La Mansión de las Risas Perdidas¡Jamás imaginé que un lugar así pudiera existir! —dijo Fabio, mientras se deslizaba por una cortina que lo llevaba de regreso al suelo.

Brumosillo sonrió.

—La mansión está llena de secretos, y aún hay más por descubrir.

Mientras avanzaban, Fabio notó que, en vez de tener miedo, se sentía cada vez más valiente y curioso. Brumosillo, al ver esto, sonrió mientras emitía una luz brillante.

—No necesitas encontrar una salida, Fabio —dijo Brumosillo—. Solo necesitabas encontrar el valor de creer en ti mismo y en lo desconocido.

Con esas palabras, la puerta principal de la mansión se abrió y reveló el camino de vuelta a casa para Fabio.

Y aunque Fabio volvió a su mundo, nunca olvidó la lección aprendida en la Mansión de las Risas Perdidas: siempre hay magia en creer en uno mismo y en las maravillas que nos rodean, aunque no las podamos ver.
Puntuación media: 8,8 (264 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares