La caja de música silenciosa
Síguenos en:

La caja de música silenciosa

Edades:
A partir de 4 años
La caja de música silenciosa En el tranquilo pueblo, repleto de historias y melodías, vivían Sergio y Verónica, dos hermanos unidos por el amor por los misterios y la música. Una tarde, mientras revisaban el ático, Verónica exclamó con alegría:

—¡Sergio, mira lo que acabo de encontrar! —dijo, sosteniendo una antigua caja de música entre sus manos.

Sergio se acercó, curioso. Intentó hacerla sonar, pero solo encontró silencio.

—Es extraño, no suena nada —comentó, frunciendo el ceño.

Decididos a descubrir el secreto de la caja, visitaron a don Rafael, un compositor retirado del pueblo. Al ver la caja, el anciano suspiró profundamente:

—Esa caja... la hice para una melodía que nunca terminé. Un proyecto con mi mejor amigo, quien falleció antes de que pudiéramos completarla.

Motivados por la historia, los hermanos se lanzaron a la búsqueda de la melodía perdida. En la biblioteca, Verónica, con los ojos brillantes de emoción, encontró una pista clave.

—¡Sergio, ven! Mira estas partituras, ¿ves las anotaciones? Deben ser de don Rafael y su amigo.

De vuelta con don Rafael, compartieron su hallazgo. El anciano, con lágrimas en los ojos, reconoció de inmediato la letra de su amigo.

—No puedo creerlo, después de todos estos años... —murmuró don Rafael—. Juntos, podríamos completarla.

La noche del gran evento, el pueblo se reunió, expectante. Sergio, con un gesto solemne, giró la llave de la caja. Un silencio profundo precedió a la melodía que comenzó a fluir, suave y clara.

—Lo hemos logrado —susurró Verónica, tomada de la mano de Sergio.

Don Rafael, con una sonrisa radiante, dijo:

—Gracias, niños. Habéis devuelto la música a mi vida y al corazón de este pueblo.

ELa caja de música silenciosal pueblo estalló en aplausos, y la música siguió fluyendo, uniendo a todos en un momento mágico.

—¿Ves, Verónica? —dijo Sergio, mientras caminaban a casa bajo las estrellas—. A veces, solo se necesita un poco de curiosidad y perseverancia para descubrir las melodías ocultas de la vida.

—Sí, y juntos, podemos hacer que la música suene de nuevo, no importa cuán silenciosa haya estado —respondió Verónica, sonriendo.

La caja de música silenciosa no solo había revelado una melodía perdida, sino que había enseñado a todos en el pueblo la importancia de no rendirse, de la amistad y del poder curativo de la música.
Puntuación media: 8,4 (205 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares