Incendio en la selva
Síguenos en:

Incendio en la selva

Edades:
A partir de 4 años
Incendio en la selva En una selva del interior de Colombia, en Latinoamérica, convivían animales de muchas especies diferentes. Monos, orangutanes, elefantes, leones, tigres, rinocerontes, serpientes, hienas, panteras….. Todos vivían felices en comunidad y se respetaban y ayudaban en todo lo posible.

Una tarde de verano, un grupo de excursionistas decidió hacer una barbacoa en medio e la selva. Eran muy irresponsables y les dio igual que estuviese prohibido. Ellos encendieron el fuego y empezaron a echar hierba seca y trozos de madera para avivarlo. Casi sin darse cuenta, se desató un gran incendio que podía haber tenido consecuencias catastróficas de no ser por la rápida intervención de los animales que habitaban aquella selva frondosa y salvaje.

Cuando comenzó el incendio, los pájaros empezaron a piar, los leones a rugir, las hienas a chillar, los elefantes a barritar y las serpientes a silbar. A medida que caía la tarde, el fuego crecía y se alimentaba rápidamente de todo lo que pillaba a su paso. Además, el viento soplaba con fuerza y eso no ayudaba a que las llamas se apagasen.

Los animales se miraban sin saber por dónde escapar y gritaban sin consuelo buscando una salida entre las llamas. Nadie sabía qué hacer hasta que un elefante joven y avispado tomó las riendas de la situación. Indicó a los de su especie que debían ir hasta un lago cercano y cargar agua para ir apagando las llamas.

En solo unos minutos, se formó una hilera de decenas de elefantes que de repente se convirtieron en los bomberos más eficientes. Los orangutanes y chimpancés también quisieron ayudar así que cogieron hojas de palmera para sofocar el fuego. Mientras, los hipopótamos, dotados de una extraordinaria fuerza, empezaron a mover los troncos carbonizados para que no supusieran un peligro para nadie.

Incendio en la selvaAl final, con todo este trabajo en equipo, las llamas desaparecieron. Tristemente arrasaron gran parte de la selva, así que fue necesario volver a plantar árboles y a sembrar flores y arbustos. De eso se encargaron los tucanes, ayudados de sus enormes picos en los que transportaron semillas que fueron repartiendo por el terreno. De regarlas se volvieron a encargar los elefantes ya que ningún otro animal podía cargar tanta agua como ellos.
Puntuación media: 8,1 (270 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares