El pacto entre cabras y corderos
Síguenos en:

El pacto entre cabras y corderos

Edades:
Todas las edades
El pacto entre cabras y corderos En un rincón de las montañas, un grupo de cabras y un rebaño de corderos coincidieron comiendo en los mismos pastos. No era la primera vez que pasaba y cada vez que sucedía la cosa terminaba muy mal.

El caso es que las cabras, al ver que que los corderos se estaban comiendo su comida se enfadaron mucho. De modo que la más mayor de ellas se acercó a hablar con los corderos con cara de pocos amigos:
- ¿Se puede saber qué estáis haciendo en nuestros pastos?
- ¿Dónde dice que estos pastos sean vuestros? Yo no he visto ningún cartel que diga que estos pastos sean de alguien- contestó un cordero riéndose mientras no dejaba de comer.
- Sabes bien que estos pastos son nuestros. ¡Esto no quedará así!- dijo la cabra enfurecida y volvió con el resto de las cabras para contarles lo sucedido.

- Estos corderos son unos maleducados. No deberíamos dejar que se coman nuestros pastos. Yo voto por echarlos de aquí. ¿Quién está de acuerdo conmigo?
- ¡Yo!, ¡Y yo!, ¡Y yo también! - contestaron varias cabras a la vez.
- Pero… un momento - dijo tímidamente la cabrita más joven de todo el grupo - los corderos tienen el mismo derecho que nosotras a alimentarse y el pasto es demasiado grande para que nos lo comamos todo… Quizá podríamos compartirlo con ellos.

Entonces, se hizo un gran silencio hasta que una de las cabras lo interrumpió para hacer una pregunta.

-El pacto entre cabras y corderos Pero, ¿y cómo lo repartiremos? - preguntó una cabra.
- Es muy sencillo, nosotras nos quedaremos en el lado derecho y ellos en el izquierdo. Así habrá pastos para todos y no tendremos por qué enfadarnos.

Todas las cabras aplaudieron muy contentas la idea de la pequeña cabrita. Sin duda era la mejor solución.

Cabras y corderos estuvieron de acuerdo en hacer el reparto de los pastos y puesto que la solución era buena para ambas partes, cabras y corderos convivieron pacíficamente y nunca más volvieron a discutir.
Puntuación media: 8,5 (192 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares