El desfile de los planetas
Síguenos en:

El desfile de los planetas

Edades:
A partir de 4 años
El desfile de los planetas Había una vez una niña llamada Luna que vivía en una pequeña ciudad en la que podías ver el cielo desde cualquier parte. Su habitación estaba llena de mapas estelares y modelos planetarios, pero lo que más amaba era su telescopio, apuntando siempre hacia el cielo, buscando secretos entre las estrellas.

Una noche, mientras Luna observaba el cielo, una luz cálida y dorada la envolvió suavemente. Ante ella, apareció el Sol, no como una esfera de fuego, sino como un amable guardián brillante.

—Luna, ha llegado el momento del Desfile de los Planetas, un evento donde cada uno compartirá contigo su esencia y sabiduría. —dijo el Sol con voz resonante.

Con un toque de su luz, Luna se encontró flotando en el espacio, acompañada por el Sol. Pronto, el primer planeta se acercó con entusiasmo.

Mercurio, pequeño y ágil, giraba alrededor de ellos.

—Soy el más veloz, pero he aprendido que detenerme y observar puede ser tan maravilloso como correr—dijo Mercurio.

Y le enseñó a Luna la importancia de la paciencia y el disfrute de los pequeños momentos.

Luego, Venus, envuelto en una luz brillante, le dijo:

—Muchos me admiran desde lejos, pero es mi aceptación propia lo que realmente me hace brillar.

Luna entendió que la belleza verdadera viene de aceptarse a uno mismo.

Cuando la Tierra apareció, con sus azules y verdes, Luna sintió un cálido regreso a casa.

—Cuida de mí, y yo cuidaré de ti. —le recordó, resaltando la importancia de proteger nuestro hogar.

Marte se acercó con un espíritu aventurero, su superficie roja destacando en la oscuridad.

—El coraje de explorar lo desconocido es lo que nos hace crecer—dijo Marte.

Luna se sintió inspirada a enfrentar nuevos desafíos.

Júpiter impresionó con su magnitud y sus lunas danzantes.

—Proteger a los más pequeños es mi deber, mostrando la bondad en su máxima expresión —le dijo..

Saturno, con sus anillos giratorios, enseñó a Luna sobre la importancia de estar unidos en la diversidad, cómo cada parte contribuye a la belleza del conjunto.

Urano y Neptuno, con sus colores y misterios, le hablaron sobre la aceptación y la curiosidad, impulsando a Luna a buscar siempre más allá de lo evidente.

FEl desfile de los planetasinalmente, Plutón, pequeño y lejano, le dijo:

—Incluso los más pequeños tenemos un lugar en este vasto universo.

Luna comprendió el valor de cada ser, sin importar su tamaño.

Mientras regresaban, el Sol le dijo a Luna:

—Ahora que conoces los secretos de tus vecinos cósmicos, lleva sus lecciones contigo y compártelas con el mundo.

Luna despertó en su habitación, el amanecer filtrándose por la ventana. Corrió a escribir todo lo que había aprendido, decidida a vivir y compartir las enseñanzas de cada planeta.

Y así, cada noche, cuando Luna miraba las estrellas, sabía que no estaba sola. Tenía amigos a lo largo y ancho del sistema solar, y juntos, compartían la luz de sus lecciones con todo aquel dispuesto a mirar hacia arriba y soñar.
Puntuación media: 8,8 (429 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares