Cuervo Gris
Síguenos en:

Cuervo Gris

Edades:
A partir de 4 años
Cuervo Gris Mamá Cuervo puso seis huevos. De ellos nacieron cinco cuervecitos, cinco negros y uno gris. Todos los cuervos estaban escandalizados, pues nunca en su comunidad había habido un cuervo que no fuera negro.

Todo el mundo miraba mal al cuervo gris. Así, el pobre cuervecito creció creyendo que era inferior a los demás. Solo su madre le animaba.

-Eres un cuervo maravilloso, hijo mío -decía Mamá Cuervo a Cuervo Gris.

-Solo lo dices porque eres mi madre, pero de sobra sabes que no soy como los demás -le decía Cuervo Gris a su mamá cada vez.

Y su mamá respondía:

-No eres ni mejor ni peor, solo eres diferente.

Pero aún así Cuervo Gris creció pensando que ser diferente significaba ser inferior.

Un día, llegó por allí un grupo de brujos que necesitaban recolectar mil y una plumas de cuervo para hacer un potente hechizo. Cuervo Gris los vio llegar y escuchó sus planes. Asustando, fue volando tan rápido como pudo para avisar a sus compañeros.

-Vienen a por vosotros -dijo Cuervo Gris-. Escondeos, huid, haced algo, pero no os quedéis aquí.

-Jajajaja -se reían los cuervos-. Seguro que vienen a por ti, Cuervo Gris. Huye tú si quieres.

Cuervo Gris recogió a su madre, la escondió en una cueva y le dijo:

-No te muevas de aquí. Intentaré distraer a los brujos.

Pero cuando llegó Cuervo Gris ya era tarde. Los brujos habían atrapado a todos los cuervos y se los llevaban en un saco para desplumarlos.

CCuervo Grisuervo Gris fue volando tras ellos y los alcanzó. Cuando los brujos pararon a dormir, Cuervo Gris picoteó con todas su fuerza el saco hasta que consiguió abrir un agujero. Todos los cuervos huyeron. Cuervo Gris, como estaba cansado, se tumbó a descansar unos minutos

Cuando los brujos descubrieron la burla cazaron a Cuervo Gris. Cuando los demás vieron lo que pasaba se dieron la vuelta para ayudar a su amigo. Entre todos vencieron a los brujos y llevaron a Cuervo Gris con su mamá.

Ese día Cuervo Gris se ganó un puesto de honor entre los cuervos y demostró que hay cosas mucho más importantes que el color de las plumas.
Puntuación media: 8,6 (112 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares