Cómo enseñar a los niños a no decir malas palabras
Síguenos en:

Cómo enseñar a los niños a no decir malas palabras

Cómo enseñar a los niños a no decir malas palabras Enseñar a los niños a utilizar un lenguaje adecuado sin malas palabras, palabras feas e incluso palabrotas es todo un desafío, teniendo en cuenta que este tipo de palabras están en el ambiente y que las oyen constantemente (en la televisión, en la calle, en el patio del recreo, incluso alguna vez puede que en casa).

Pero hablar sin malas palabras es mucho más que hablar sin decir palabrotas. Hay otro tipo de palabras inapropiadas como insultos y palabras degradantes, que no deberían estar tampoco en el vocabulario de los niños.

Cuando estas palabras empiezan a aparecer en el vocabulario de los niños, o los mismos preguntan sobre su significado, es el momento de empezar a establecer normas sobre su utilización y explicarles que son palabras feas que no deberían emplearse. En muchos casos, también se les podrá explicar por qué.

Estas son algunas ideas para que los niños aprendan a hablar sin malas palabras:
Cómo enseñar a los niños a no decir malas palabras
- Establecer normas y cumplirlas
Los padres deben definir lo que será un lenguaje aceptable en casa y fuera de casa, y aplicarse las normas a ellos mismos. Si se quiere que los niños hablen bien, es fundamental dar ejemplo. Esto es aplicable a todo tipo de palabras y expresiones que se consideren poco apropiadas, incluidos los insultos y las expresiones irrespetuosas sobre las personas y las cosas.

- Enseñarles palabras adecuadas
Las palabrotas y las malas palabras son un recurso para expresar las emociones, especialmente las negativas, que los niños utilizan porque lo han visto hacer o porque no conocen otra manera de expresar lo que quieren decir. Para eliminarlas, es necesario escucharles, corregirles y enseñarles formas alternativas para que aprendan a expresar estas emociones. Los adultos deben dar ejemplo en este aspecto también.

- No reaccionar de forma exagerada
Si los niños dicen malas palabras es porque lo encuentran natural. Y eso no es culpa suya. Reaccionar exageradamente provocará que la situación adquiera más importancia de la que realmente tiene. Es mucho más efectivo actuar de una manera calmada, incluso en situaciones que puedan resultar embarazosas. Los niños entenderán mejor lo que no se debe hacer.
Puntuación media: 9,0 (53 votos)
Tu puntuación: