Las hadas de las cuatro estaciones
Síguenos en:

Las hadas de las cuatro estaciones

Edades:
A partir de 4 años
Las hadas de las cuatro estaciones En el Reino del Arcoiris existen cuatro fantásticas hadas que son conocidas en todo el lugar por sus maravillosos poderes. Todos piensan que son hermanas, porque pasan mucho tiempo juntas, pero la realidad es que están obligadas a estar unidas por un conjuro que les hicieron hace miles de años.

La primera hada es de color verde y representa al otoño, y es conocida por ser seria, tranquila, inteligente y pacífica. Su vestido está compuesto de hojas que cambian de color y van desde el naranja hasta el marrón. Su varita está hecha de madera de nogal y siempre la lleva consigo en una funda hecha con tierra dura y fuerte. Esta hada está muy unida a la hada de las nieves que representa el invierno, que es de color azul y es conocida por ser fría, fuerte, envidiosa y tener grandes pérdidas de control. Su vestido es enorme y está compuesto por diferentes capas hasta llegar a la principal que está hecha de hielo.

Después está el hada de la primavera. Esta es una chica joven, alegre, tímida, muy bella y generosa con los demás. Su vestido está compuesto por multitud de flores de colores agarradas por pequeñas mariposas que revolotean siempre alrededor de ella y que solo la dejan sola por las noches. Su varita está hecha de ramas recubiertas de una especie de miel que las une y las hace rígidas.

Por último se encuentra el hada del verano, una chica muy divertida, alegre, brillante, curiosa, amigable y cálida con los demás. Su vestido está hecho de los rayos del sol y continuamente genera luz y da calor a los demás. Nunca lleva varita porque tiene todo el poder en sus manos.

Lo que sucede en el reino es que todo el mundo quiere relacionarse con la hada del verano, porque cuando ella aparece todo el mundo se siente más contento por el calor y por su alegría y sienten más energía para hacer muchas cosas. Por ello el resto de hadas tienen envidia al hada del verano, pues creen que está demasiado valorada y no entienden por qué los habitantes del Reino del Arcoiris no desean que aparezcan el resto por igual.

Un buen día deciden hacer una merienda y no invitar a la hada del verano. Decoraron todo con tres partes diferentes, una parte que era el otoño con alimentos de la estación como las castañas, la leche con miel… una parte del invierno con diferentes sopas, mantas y paraguas; y una parte de la primavera con una mesa llena de flores, con té y pastas.

LLas hadas de las cuatro estacionesa gente acudió y parecía muy animada y contenta por ver a las tres hadas. Pero pronto ellas entendieron por qué el verano era importante, sobre todo porque traía el sol. Sin la luz del sol las plantas de la mesa se marchitaron, la gente tenía frío, el ánimo no era el mismo de las otras meriendas…

Finalmente se dieron por vencidas. Lo mejor sería estar unidas y no pensar que solo deseaban a una de ellas, sino que querían disfrutar de las cuatro, así que llamaran al hada del verano. Esta ni siquiera se enfadó por no haber sido invitada. Cuando llegó los rayos del sol inundaron toda la fiesta y la gente se levantó sonriente al verla. Todos le aplaudieron y se quitaron sus chaquetas. Dieron las gracias al resto de hadas por haber entendido que el verano es importante y todos juntos disfrutaron esta vez de la gran merienda.
Puntuación media: 9,0 (68 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares