La mejor receta de la clase
Síguenos en:

La mejor receta de la clase

Edades:
A partir de 6 años
La mejor receta de la clase En el Colegio Santa Susana son las jornadas de convivencia y todos los días tendrán un taller para que puedan aprender cosas diferentes, compartirlas juntos, estar en armonía y que los padres también se impliquen con los niños. Son unas jornadas muy divertidas, porque los alumnos más mayores suelen hacer bailes y el recreo los profes dejan que se instalen dos casetas que venden algodón de azúcar y manzanas con caramelo y otro de perritos calientes y hamburguesas caseras.

Uno de los profesores, Don Eduardo Tardo, ha tenido la idea de que se organice un taller de repostería con los niños y sus padres y aquella familia que haga la mejor tarta de la clase tendrá un premio. El objetivo es que las familias hagan actividades juntas y puedan pasar un tiempo divertido y relajado.

El día del taller todos los padres y madres estaban nerviosos. Acudían con sus cestas y sus recetas. Todos querían ganar el premio y que su hijo o hija estuviera muy orgulloso de ellos.

Los pequeños estaban excitados, con sus mandiles y gorritos, disfrutando de presentar a mamá o papá a sus mejores amigos. La clase empezó y sacaron los alimentos encima de la tabla que tenían delante. Los más pequeños eran los encargados de las tareas más fáciles, romper los huevos en un bol, aplastar masa con un tenedor, echar el azúcar a la nata, etc.

En el comedor del colegio solo se oían risas, bromas entre los padres, chillidos de los niños de felicidad y energía, profesores contentos y animados pasando por las mesas, todo aquello que muchas veces no se encuentra en los colegios.

Cuando las dos horas de tiempo llegaron a su fin todas las familias tenían que colocar su postre o su tarta encima de una cartulina y escribir sus nombres delante para que los profesores que eran los jueces pudieran probarlos y decir para quien era el premio final.
Todos los niños estaban entusiasmados escribiendo en las cartulinas los nombres de sus familiares y de ellos mismos.

Cuando acabaron de escribir los profesores fueron por la muestra viendo todos los postres y sobre todo el creador del evento el profesor Eduardo Tardo. Cuando acabó de probar todo Eduardo fue a la pizarra y se puso delante de todos los niños y sus padres y madres y les dijo:
-Quería felicitarles a todos por haber tenido tantas ganas y haber participado tan alegres con sus hijos. Ahora de hecho voy a escribirles en la pizarra la receta ganadora.
Todos los padres se miraron unos a otros, ¿La receta? ¿Cómo va a saber este hombre todos los ingredientes de algún postre? Esperaron en silencio, incluso los niños dejaron de murmurar por lo bajo.

Eduardo Tardo comenzó a escribir en la pizarra:

-250 gramos de Compromiso
-300 gramos de Pasión
-500 gramos de Paciencia
-Un chorro de Diversión
-1 Kilo de Comunicación
-1Kilo de Tiempo
-Una cucharada de imaginación
-500 gramos de Cariño

-La mejor receta de la claseAquí tienen la receta del mejor postre ganador de hoy -dijo el profesor-. Es decir, todos vosotros. Todos habéis ganado hoy porque habéis utilizado todo esto que a veces creo que es muy difícil que saquemos con los niños. Porque todos vamos corriendo, porque las obligaciones son muchas y nosotros también ponemos muchos deberes.

Todos los padres se pusieron a aplaudir y a reír. El profesor Eduardo Tardo tenía razón. Se lo habían pasado muy bien con los niños, habían disfrutado del tiempo y habían sacado imaginación de sus cabecitas.

-Pero no penséis que el colegio os va a dejar sin premio. Pero va a ser un premio especial. Todas las familias sois ganadoras así que pasareis una mañana de sábado todos juntos en el parque de atracciones con una comida incluida. Esperamos que disfrutéis con los pequeños y que se vuelva a repetir lo de hoy.

Todos los niños estaban encantados de pasar un día con todos sus amigos del colegio y de poder ir con sus padres a montar en muchas atracciones. Los padres agradecidos fueron a hablar con Eduardo y otros profesores y a felicitarles porque de verdad había sido una buena jornada de convivencia.
Puntuación media: 8,9 (103 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares