El traje de bruja de Petra
Síguenos en:

El traje de bruja de Petra

Edades:
A partir de 6 años
El traje de bruja de Petra Petra era una bruja algo despistada. Su madre y su abuela también eran brujas y de ellas había aprendido la profesión. Desde muy pequeña le enseñaron a preparar pócimas, a recitar conjuros, a idear hechizos y a fabricar amuletos.

Cuando era niña, sus mascotas eran un búho, un gato negro y dos sapos. Su padre le regaló su primer libro de magia. Petra aprendía muy rápido. Pronto supo cómo hacer pequeños trucos caseros para entretener a sus amigos en el recreo de la escuela de hechiceros a la que iba. Por ejemplo, transformaba la leche en rico caramelo líquido o hacía que el puré de coliflor supiese a pizza.

Así fue creciendo Petra y se convirtió en una adolescente. Cuando cumplió 15 años, su madre y su abuela le organizaron una fiesta a la que invitaron a decenas de brujas, magos y hechiceros. Pero como era una bruja despistada y algo caótica, cuando se puso a lavar su vestido para la fiesta, se equivocó y echó lejía en la tela. Cuando se dio cuenta, el típico negro de los trajes de brujas se había transformado en un blanco impoluto.

Petra se puso muy nerviosa. No se atrevió a decírselo a sus padres, porque acaban de comprarle el vestido. Así que rebuscó en la biblioteca familiar en busca de algún libro de conjuros sobre ropa. Encontró uno que parecía fácil y lo puso en práctica. Algo salió mal y el vestido, en vez de volver a ser negro, se llenó de plumas de oca.
Volvió a intentarlo, pero esta vez el vestido quedó reducido a una prenda de muñeca.

Desesperada, pidió ayuda a su abuela. Siempre había sido una mujer muy comprensiva con su nieEl traje de bruja de Petrata. Petra tenía algo de miedo de que le riñese, pero al final pasó todo lo contrario. Con toda la dulzura del mundo, la anciana bruja enseñó a la joven Petra a cambiar el color de la ropa. Con su varita y unos polvos de color carbón, el vestido de Petra volvió a su negro original. La joven pudo disfrutar de su fiesta y de la compañía de todos sus amigos. Al final, cuando fue adulta, decidió seguir innovando con trucos y prendas de ropa y se convirtió en diseñadora de trajes para brujas y magos. La más famosa de todas.
Puntuación media: 8,5 (122 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares