El bolígrafo transparente
Síguenos en:

El bolígrafo transparente

Edades:
A partir de 8 años
El bolígrafo transparente Lorenzo se presentó en clase con un bolígrafo que no escribía. Como no quería que le riñeran por no poder hacer los ejercicios, Lorenzo se puso a escribir, como si no pasara nada.

-Con un poco de suerte ni se enterará de que mi bolígrafo no escribe -pensó Lorenzo-. Solo tengo que escribir como si no pasara nada.

Lorenzo se colocó bien las gafas y empezó a hacer los ejercicios en su cuaderno.

Cuando la maestra vio a Lorenzo hacer los ejercicios se quedó observando. Después de un rato viendo que el bolígrafo no funcionaba, pero que Lorenzo seguía escribiendo como si tal cosa, le dijo al niño:

-Lorenzo, ¿no ves que ese bolígrafo no funcionaba? No estás anotando nada en tu cuaderno.

-Sí que funciona, Doña Paquita -dijo Lorenzo-. Es un bolígrafo transparente.

-Y ¿se puede saber cómo pretendes que yo corrija tus ejercicios si los has escrito con tinta transparente? -preguntó la maestra.

-Estos ejercicios son de los que corregimos en voz alta, Doña Paquita -contestó Lorenzo-. Así que no se preocupe por eso.

-Lo que me gustaría saber es cómo vas a verlo tú, porque la tinta transparente no se ve nada -dijo la maestra.

-No se preocupe por eso, Doña Paquita, que mis gafas son especiales y con ellas puedo leer perfectamente la tinta transparente -replicó Lorenzo.

-Está bien -dijo Doña Paquita.

Los alumnos siguieron con sus ejercicios. Pero, al contrario de lo que era habitual, la maestra les interrumpió diez minutos antes de que finalizara la clase.

-Para asegurarme de que estáis haciendo bien los ejercicios vamos a plantear algunos de ellos antes de iros -dijo Doña Paquita-. A ver, Lorenzo, ¿serías tan amable de leer lo que has escrito en el primer ejercicio.

Lorenzo no sabía qué hacer. Pero tenía que salir de aquel lío de alguna forma. Empezó a mirar el cuaderno y, como no veía nada, dijo:

-Disculpe, Doña Paquita, parece que se me han ensuciado las gafas. Deme unos segundos que las limpio.

Lorenzo se agachó y, mientras disimulaba que limpiaba las gafas, sacó un lápiz y lo pasó suavemente sobre la hoja de papel, de modo que las letras marcadas se veían blancas sobre el fondo oscuro que dejaba el lápiz.

-Ya estoy -dijo Lorenzo. Y leyó la respuesta.

El problema es que se había equivocado de zona al marcar con el lápiz, y respondió a otra pregunta diferente.

El bolígrafo transparenteDoña Paquita se acercó y, cuando vio lo que había hecho, le dijo:

-Con que bolígrafo transparente, ¿eh? Podrías haber hecho los ejercicios con lápiz desde el principio. ¿No sabes que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo?

-Yo no he mentido, solo he dado una respuesta creativa bastante ajustada a la realidad -dijo Lorenzo.

Doña Paquita no pudo evitar sonreír.

-Es hora de marcharse -dijo finalmente-. Espero que mañana vengas con los ejercicios bien visibles y con un bolígrafo que se vea bien.

Lorenzo se fue, pensando si a Doña Paquita le importaría mucho que hiciera los ejercicios con bolígrafos de colores. Al fin y al cabo, no le había recordado que había que hacerlos con bolígrafo azul oscuro o negro, ¿no?
Puntuación media: 8,3 (119 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares