El campesino y el diablo
Síguenos en:

El campesino y el diablo

Edades:
A partir de 6 años
Valores:
El campesino y el diablo Érase una vez un campesino muy astuto que era famoso por sus trucos. Aunque lo que más fama le dio a este campesino fue cómo consiguió burlar al diablo y dejarlo como un tonto.

Cuentan que un día, mientras se preparaba para volver a casa tras pasar la jornada trabajando en sus tierras, el campesino vio un montón de carbones encendidos en medio del campo. Cuando se acercó, el campesino vio a un pequeño diablo sentado sobre los carbones encendidos.

-Bajo estas brasas sobre las que me siento hay un gran tesoro -dijo el diablillo.

-¿De verdad estás sentado sobre un gran tesoro?- dijo el campesino.

-Sí, es cierto- contestó el diablo-, sobre un tesoro que contiene más oro y plata que lo que jamás verás en tu vida.

-El tesoro está en mi propiedad y me pertenece -dijo el campesino.

-Y seguirá siendo tuyo si durante dos años seguidos me das la mitad de lo que el campo produce- contestó el diablo.

El campesino aceptó el trato, y le dijo:

-De acuerdo. Pero, para que no haya discusiones sobre el reparto, todo lo que se produzca sobre la tierra será tuyo, y todo lo que se produzca bajo la tierra, será mío.

El diablo quedó satisfecho con el trato sin preguntar nada más. El campesino, sin decir nada más tampoco, preparó la tierra para sembrar nabos.

Cuando llegó el tiempo de la cosecha el diablo se presentó a por lo suyo, pero solo encontró amarillentas y marchitas hojas, mientras que el campesino, lleno de satisfacción, se dedicaba a guardar sus nabos.

-Por esta vez has obtenido lo mejor de la cosecha- dijo el diablo, -pero no será así la próxima vez. Lo que se produzca sobre la tierra será tuyo, y lo se que produzca bajo tierra, será mío.

El campesino y el diablo-Estoy de acuerdo -dijo el campesino.

Cuando llegó el tiempo de la siembra, el campesino sembró trigo, en vez de nabos. El trigo nació, creció y los granos maduraron y el campesino recogió todas las espigas que había en el campo.

Cuando llegó el diablo a por su parte solo encontró los rastrojos.

El diablo se enfadó mucho y pataleó y gritó todo lo que pudo, pero tuvo que cumplir su palabra, porque un trato es un trato. Entregó el tesoro al campesino y se fue de allí.
Puntuación media: 8,3 (961 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares