Una tarde diferente
Síguenos en:

Una tarde diferente

Edades:
A partir de 6 años
Una tarde diferente Érase una vez una niña llamada Alicia que tenía 7 años y vivía con sus abuelos. Lo que más le gustaba hacer era escribir y cantar. Todas las tardes, después de acabar sus deberes, se encerraba en su habitación, cogía una hoja de papel y dejaba volar su imaginación.

Un día la abuela de Alicia llamó a la puerta de su habitación y le comentó que, a partir de esa semana, tendría que acompañarla alguna tarde a la parroquia para empezar a ir a catequesis y prepararse para la comunión. Alicia no puso buena cara y la abuela le preguntó:

-¿Qué te pasa, cariño? ¿No quieres venir conmigo a la parroquia? Es un paso importante.

-Jo, abuela, es un sitio aburrido, y yo lo que quiero es estar cantando y jugar con mis cosas. Ya voy al cole.

-En la parroquia conocerás a otros niños como en el cole, tendrás un catequista que te enseñará cosas de las emociones, de la historia y así también podrás escribir cuentos sobre eso.

-¿Enseñarme cosas? ¿No voy a estar todo el rato en silencio?

-No, Alicia. Mira,vamos a hacer una cosa -dijo la abuela-. Vienes unos días y así me dices qué es lo que haces y cómo te encuentras.

-Está bien, te haré caso, abuela. ¡Qué buena eres! -dijo la niña.

Pasaron los días y llegó el momento de ir a catequesis. Alicia se puso su abrigo y su bufanda y cogió a la abuela de la mano. Algunos compañeros le habían contado cosas que hacían en la catequesis, y parecía que no era como ella pensaba. Cuando llegó a la parroquia, la abuela la dejó con una chica con una amplia sonrisa que se dirigió hacía ella:

-Hola. ¡Qué bufanda más chula llevas! ¿Cómo te llamas? Yo soy Julia y voy a ser tu catequista.

-Hola Julia, me llamo Alicia, como la protagonista de "Alicia en el país de las maravillas".

-Es un nombre muy bonito. ¿Y tienes mucha imaginación, como Alicia?

-Dicen que sí. Me gusta escribir cosas.

-Yo también voy a contar historias que son importantes, así que lo vamos a pasar bien. ¿Sabes que tengo ahí?

- ¿En esa funda? No lo sé.

-Una guitarra, porque a mí me gusta tocar la guitarra y cantar.

-¡A mí también me gusta cantar! -dijo Alicia entusiasmada.

-Genial, pues ahora me vas a acompañar y te voy a presentar al resto de niños que ya van llegando.

Pasó el tiempo y la abuela de Alicia fue a buscarla. Cuál fue su sorpresa cuando la descubrió charlando alegremente en el grupo de niños, riéndose al lado de Julia, su catequista.

Una tarde diferente-Bueno chicos, ya es hora de iros. Mira Alicia, ya ha venido tu abuela a buscarte. ¿Qué tal lo has pasado? ¿Te espero la próxima semana?

-Sí, Julia, he aprendido muchas cosas. Y me encanta tu guitarra. Nos vemos la semana que viene.

La abuela estaba sorprendida de la actitud de Alicia y le preguntó:

-Alicia, te veo muy bien. ¿Qué ha pasado?

-Tenías razón, abuela. He aprendido canciones nuevas que hablan del amor y de acompañar y ayudar a los demás. Me han enseñado historias. Julia es muy buena y he hecho nuevos amigos. La semana que viene te acompañaré otra vez.

-Me alegro mucho. Poco a poco te irás preparando para hacer la comunión.

Y las dos se fueron caminando hacía casa, charlando alegremente.
Puntuación media: 8,7 (116 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares