Timba es buena y divertida
Síguenos en:

Timba es buena y divertida

Edades:
A partir de 4 años
Timba es buena y divertida Timba era un perro genial. Le encantaba salir a pasear con su dueña. Recorrían muchas zonas de la ciudad, pero su favorita era la zona del puerto, donde había un largo paseo y una zona de agua muy grande. Timba era muy atrevida y, cuando su dueña le lanzaba su gran juguete de plástico al agua, ella se acercaba al borde del muro, cogía fuerzas en sus patas delanteras y se tiraba al agua a por él. Nadaba con sus patitas hasta que lograba tener su juguete entre sus dientes. Luego tenía como objetivo ser capaz de llegar una y otra vez a las escaleras del puerto para poder salir a tierra. Cuando llegaba las subía con pequeños saltitos y se sentía muy contenta. No hay nada mejor como disfrutar del agua, aunque sabía que tenía muchos amigos perros que no querían ni acercarse a ella.
Otros días Timba salía a correr con su dueña. Ella iba subida en su bicicleta y Timba corría a su lado. Disfrutaba sintiendo todo sus pelos al aire, la fuerza en sus patas y la sensación de que iba a vivir grandes aventuras.

Lo mejor eran los sábados y domingos, donde su dueña tenía mucho más tiempo y la sacaba a jugar con el resto de perros de la urbanización donde vivían. Allí era la primera que se lanzaba encima del resto para jugar, que recogía palos de madera y los llevaba al resto, que se tiraba a por los balones para correr con ellos sobre sus patas e incluso, aunque su dueña se enfadaba cada vez que veía un charco, no podía evitar ir a tumbarse encima de él y luego molestar a todos con sus pelos mojados.

Timba no solo era una perra diveTimba es buena y divertidartida, también era una perra a la que le gustaba ayudar. Si veía que a una señora se le caía algo se lo recogía del suelo, si un niño se caía y se echaba a llorar iba a su lado y le lamía las manos y la carita para que se le pasara el susto. También cuando su dueña estaba triste le ladraba y le llevaba la correa para que se levantara del sofá y fueran a pasear, porque así seguro que se sentiría mejor.
Por todo esto a Timba se le conocía como la perra más buena y divertida de la urbanización.
Puntuación media: 8,7 (136 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares