Sergio aprende una valiosa lección
Síguenos en:

Sergio aprende una valiosa lección

Edades:
A partir de 6 años
Sergio aprende una valiosa lección Sergio siempre estaba aburrido. Se cansaba de todo al poco rato de empezar. De leer, de hacer puzles, de ver la tele o de andar en bici. En verano no sabía qué hacer con tanto tiempo libre. De todo se cansaba y por todo protestaba.

Cuando iba a jugar con sus amigos del pueblo, Sergio acababa discutiendo siempre porque quería que todos los demás hicieran lo que él quería. Tampoco le gustaba nada tener que dejar sus juguetes a otros niños. Su madre le decía continuamente que hay que compartir y aprender a jugar juntos. Pero esos consejos a Sergio no le convencían.

Un día de verano, Sergio se cayó de la bici y se rompió dos dedos de la mano. Le pusieron una escayola que tendría que llevar 15 días. A Sergio no le quedó más remedio que estar sentado a la sombra viendo como sus amigos corrían y jugaban. Para pasar el rato empezó a leer una colección de libros de aventuras que le habían regalado por su cumpleaños. En esos libros todos los personajes trabajaban siempre en equipo. Si uno estaba en apuros, el otro de ayudaba. Si alguien necesitaba algo, siempre había otro personaje que le echaba una mano. Y, por supuesto, todos compartían.

Sergio devoró todas aquellas páginas y pensó que quería eso para su vida real. Así que, cuando le quitaron la escayola, se propuso firmemente cambia de actitud. Al principio, sus amigos estaban algo desconfiados porque no pensaban que Sergio pudiera cambiar tanto su comportamiento. Pero esa vez fueron los padres de los otros niños los que les dijeron que todo el mundo puede cambiar y aprender de sus errores y que todos merecemos una segunda oportunidad.

Sergio aprende una valiosa lecciónLa primera actividad que se le ocurrió a Sergio fue un club de lectura con todos esos libros de aventuras que tanto le habían inspirado. La siguiente, cómo no, dejó que la propusiese otro de los niños del grupo y así sucesivamente hasta que, casi sin darse cuenta, se acabó el verano. Ese curso con su nueva actitud, Sergio disfrutó mucho más de las clases, de los recreos, de las excursiones y de todas las fiestas de cumpleaños a las que le invitaban.
Puntuación media: 8,9 (193 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares