Rebelión bajo el mar
Síguenos en:

Rebelión bajo el mar

Edades:
A partir de 6 años
Rebelión bajo el mar Hay una ciudad bajo el mar, no sé muy bien dónde, en la que los humanos han evolucionado tanto que son capaces de respirar bajo el agua. Pero tienen un gran problema. Los tiburones también han evolucionado, y ahora gobiernan la ciudad, con aleta de hierro.

Manos todavía no tienen.

El tiburón Shark Ito es el gobernador. Hasta los propios tiburones le temen.

Shark Ito es fuerte y poderoso. Cuenta con informadores que le comunican absolutamente todo lo que ocurre, así que nada se le escapa al temible tiburón.

Para controlar a todos, Shark Ito ha impuesto unas normas muy estrictas y, al que no las cumple, los envía a la superficie.

Todos tenían mucho miedo, así que obedecían.

Bueno, tal vez todos no. Había un grupo de niños que estaban muy contentos con la situación.

—Pandilla, tenemos que librarnos de ese tiburón tirano.

—Que no, Salmonete, que si nos portamos mal nos envían a la superficie.

—Prefiero estar en la superficie y lejos de ese aleta-tiesa de Shark Ito que quedarme aquí medio esclavizado.

—No sabes lo que dices, Berberecho. No sabemos qué hay ahí arriba.

—Sabemos lo que hay aquí abajo y no me gusta nada, Cangrejo.

Shark Ito era tan mandón que incluso había prohibido a los humanos ponerse nombres de persona y los obligaba a llamarse como seres del mar, como homenaje a su nuevo hogar.

—Y ¿qué pasa con tus padres? ¿Los vas a dejar aquí? Se llevarán toda la ira de Shark Ito por nuestra culpa.

—Pues que se vengan con nosotros, que ya está bien.

—De todas formas, estamos atrapados, no podemos ir a ninguna parte.

—¿Qué dices, Ballenato? Solo tenemos que desobedecer. Así, nos enviarán a la superficie.

—Descubrirán nuestro plan.

—No si lo hacemos bien. Los esbirros de Shark Ito tienen poder para mandar a la superficie a todo el que se porte mal. Si nos portamos mal todos a la vez nos mandarán a todos juntos fuera de aquí.

Por primera vez, toda la pandilla se quedó en silencio. Estaban de acuerdo.

Solo quedaba trazar el plan.

Cuando consiguieron salir, se encontraron con un nuevo mundo en la superficie. Todos los expulsados se habían organizado para formar una comunidad sin tiranos gobernantes.

Rebelión bajo el mar—Tenemos que enviar un mensaje a los que quedan ahí abajo.

—Tienes razón, Trucha. Habrá que organizarse.

Entre todos empezaron a enviar mensajes en botellas al mar, esperando que algún humano lo encontrara.

Y así, poco a poco, los humanos dejaron el mar y volvieron a vivir en la superficie.

Shark Ito se enfadó muchísimo, pero como no podía respirar fuera del agua, se tuvo que conformar con mangonear solo a los suyos. De vez en cuando, los tiburones suben a ver si enganchan a algún humano y se lo llevan al fondo del mar, pero de momento lo único que han conseguido llevarse es un buen pescozón y algún que otro coscorrón.
Puntuación media: 8,1 (235 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares