Philip Patas, el pulpo pirata
Síguenos en:

Philip Patas, el pulpo pirata

Edades:
Todas las edades
Valores:
Philip Patas, el pulpo pirata Isaac era un niño pelirrojo con pecas que vivía es una isla llena de palmeras. Con él vivía su mejor amigo, un camaleón multicolor y muy simpático llamado Marco Lorines.

Marco, como todos los camaleones, tenía un poder mágico: podía cambiar de color siempre que quisiera y, a veces, hasta se hacía invisible.

- ¿Dóooooonde estooooooy? – le gritaba Marco Lorines mientras se camuflaba en el tronco de una palmera a su amigo Isaac.
- ¡Si te haces invisible no te encontraré nunca!, ¡Vuelve a ser multicolor y te encontraré en 3 segundos! – contestaba el niño.

Un día, mientras jugaban al escondite, llegó a la isla un viejo amigo. Se trataba de Don Philip Patas, el pulpo pirata.

Philip era un viejo pulpo que tenía un parche en el ojo y grandes ganchos en sus tentáculos. Siempre navegaba en su barco pirata y todos le apreciaban mucho.

- ¡Amigo Philip! ¡Qué bien verte por la isla! – dijo Isaac dando saltos de alegría.

Pero, de repente, el pulpo pirata se puso a llorar:

- ¡Philip! ¡Tu eres un pirata! ¡Los piratas no lloran! ¿Qué te ocurre, amigo?

Philip les contó que unos piratas malvados habían destrozado su barco y que estaban haciendo daño a todos los animales marinos.

- ¡Tienen unas redes gigantes y las lanzan al mar para atraparlos a todos! ¡Y yo no puedo hacer nada porque ya estoy muy viejo!– les contó el pulpo.

Isaac y Marco no dudaron en ayudar a su amigo y, rápidamente, pusieron en marcha un plan.

Los dos se fueron en busca del barco de su amigo Philip y, al encontrarlo, trabajaron día y noche hasta dejarlo como nuevo. Cuando consiguieron arreglarlo, quisieron darle una lección a los piratas malvados.

Philip Patas, el pulpo pirataMarco Lorines se volvió transparente para colarse en el barco de los piratas y, como ellos no le veían, se llevó poco a poco todas la redes que tenían allí y dejó una nota que ponía:

"Somos los fantasmas del mar. Os hemos quitado las redes y si no os vais de aquí pasaréis mucho miedo..."

Los piratas se llevaron un buen susto al ver la nota y Marco e Isaac, muertos de risa por el susto que se habían llevado los piratas, se fueron corriendo a contarle la noticia a su amigo el pulpo.

- ¡No me puedo creer lo que habéis hecho por mi! ¡Los piratas malvados se han ido y ya no hay peligro en el mar! – gritaba muy contento el pulpo.

Y con una grandísima fiesta de celebración en su barco, Philip agradeció a sus amigos todo lo que habían hecho y, desde entonces, ningún pirata volvió a hacer daño a ningún habitante del mar.
Puntuación media: 8,6 (100 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares