Pablo pierde el miedo a la oscuridad
Síguenos en:

Pablo pierde el miedo a la oscuridad

Edades:
A partir de 3 años
Pablo pierde el miedo a la oscuridad Pablo temía a la oscuridad. Un día se quedó solo en su casa mientras sus padres iban un momento a casa de unos vecinos. Se quedó concentrado en su libro de cómics para evitar pensar en que estaba solo en casa y en que ya era de noche.

De pronto, se fue la luz en el todo el edificio. Pablo se quedó tieso del susto. No sabía qué hacer. Fue a su habitación a buscar una linterna, pero no la encontró. Como tenía miedo a la oscuridad empezó a imaginarse que una sábana se movía en el aire y que era un fantasma. Oía voces extrañas y escuchaba golpes y pensó que alguien venía a por él. Volvió a la sala de estar y se encerró en el armario.

Cuando los padres de Pablo llegaron a la casa, solo 20 minutos después, abrazaron fuerte al niño y le dijeron que la oscuridad no debería darle miedo. El niño decía que, en todas las películas, los monstruos y hombres malos aparecían siempre cuando no había nada de luz y que por eso tenía pánico a la oscuridad. Les contó a sus padres que había visto un fantasma, que había escuchado voces y pasos acechando. Los padres se lo explicaron todo. El fantasma no era sino una sábana estirada en la cocina, las voces eran unos vecinos que discutían y los golpes venían del piso de arriba, donde tenían dos perritos.

Pablo pierde el miedo a la oscuridadDesde ese día Pablo aprendió a no tener miedo a la oscuridad y a tener más seguridad en sí mismo. A hablar de sus miedos y a no callárselos por vergüenza a que fueran a pensar que es un cobarde.
Puntuación media: 9,0 (175 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares