Nico se va a esquiar
Síguenos en:

Nico se va a esquiar

Edades:
A partir de 6 años
Valores:
Nico se va a esquiar Nico esperaba con ansias que a su clase le tocase participar en la “semana blanca” para poder ir a esquiar. Era algo que nunca había podido hacer y con lo que soñaba cada invierno. Cuando llegó a 6º de primaria, Nico pudo por fin descubrir ese famoso deporte de invierno.

Como era un niño muy curioso, antes de emprender el viaje a la estación de esquí junto al resto de alumnos de su clase, Nico se informó bien. Sacó un libro de la biblioteca en el que leyó que la nieve es, como la lluvia, una precipitación, pero sólida.

—Son cristales de hielo diminutos con temperaturas por debajo de los 0 °C— le explicó su padre, que se había animado a leer el libro con el niño.

En el libro se explicaba además que esos cristales se crean en la atmósfera por la absorción de gotitas de agua. Cuando colisionan se unen entre sí y forman los copos de nieve.

—Si se unen muchos cristales, se vuelven lo suficientemente pesados como para caer al suelo por efecto de la gravedad. Es entonces cuando decimos que está nevando— leyó Nico en voz alta.

El niño siguió leyendo con atención. Se enteró de que los copos de nieve miden más o menos un centímetro y que pueden ser de numerosas formas. Aunque cuando hacemos dibujos, casi siempre les damos forma de estrellas, los copos también pueden tener aspecto de prisma o de placas hexagonales.

—¿Qué hace falta para que se forme la nieve?— preguntó Nico en voz alta.

La respuesta la dio su padre leyendo el siguiente capítulo del libro.

—Se tienen que dar dos condiciones. La primera es una temperatura muy baja y la segunda una humedad relativa concreta en la atmósfera. Si no se dan estas dos situaciones, no nieva.

Nico leyó que la precipitación cae en forma de nieve cuando la temperatura del aire es inferior a 2 °C. Si la temperatura es superior, el copo de nieve se derrite y cae como agua nieve o lluvia.

La profe les explicó que para esquiar hace falta nieve seca, pero que, si lo que queremos hacer es un muñeco de nieve, tiene que estar húmeda para que sea más fácil de moldear. Les dijo además que la nieve polvo es la mejor para los esquiadores.

Nico se va a esquiarEstá recién caída y es la más ligera y fría— dijo la profe.

De todos modos, como en la clase de Nico eran todos principiantes, no les dejaron esquiar en nieve virgen cuando llegaron a la estación. Además, la profe les dijo que no podrían salir de las pistas marcadas.

—¿Y qué pasa cuando cae aguanieve?— preguntó un niño.

El profe explicó que eso era básicamente nieve que había comenzado a derretirse y que, por lo tanto, se había vuelto más húmeda. El monitor acabó explicando que, cuando no nieva lo suficiente de forma natural, en las estaciones de esquí se lanza nieve artificial a través de cañones. Estos aparatos cada vez son más modernos y permiten hacer nieve de una calidad similar a la de verdad.

¡Qué ganas de ver la nieve, seguro que pasaban grandes aventuras!
Puntuación media: 8,3 (72 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares