Navidad en el barco pirata
Síguenos en:

Navidad en el barco pirata

Edades:
A partir de 6 años
Navidad en el barco pirata Había una vez un capitán pirata que nunca había celebrado la Navidad. Todos los años la tripulación ansiaba que llegara ese día, pero como a su capitán no le gustaba, no la celebraban.

Pero un año, la tripulación se rebeló y decidió celebrar la Navidad. Lo prepararon todo a escondidas, para que el capitán no sospechara.

-¿Qué vamos a hacer con las cartas a Papá Noel? -preguntó el grumete.

-Tranquilo, las echaremos en el primer puerto al que lleguemos -contestó el cocinero.

-Y ¿qué pasa con la carta del capitán? -preguntó el grumete-. Si no hecha la carta no recibirá ningún regalo.

-La escribiremos en su nombre -dijo el cocinero.

Todo se desarrolló según el plan. Y así llegó la Nochebuena. Los piratas engalanaron el barco con velas, adornos de colores y un gran árbol de Navidad. El cocinero había preparado exquisitos platos navideños, sin olvidar deliciosos dulces que entusiasmaron a todos.

A todos menos al capitán.

-¿Qué es todo esto? -gritó-. ¿Habéis hecho esto a mis espaldas?

-No te enfades, capitán -dijo el cocinero-. Mira qué felices están todos, disfrutando de la fiesta y esperando a Papá Noel.

-Papá Noel no vendrá -dijo el capitán-. ¡Por todos los calamares del mar! ¡Somos piratas! ¡Somos malos! Y Papá Noel no visita a los malos. Además, yo no he escrito ninguna carta.

-Nosotros la hemos escrito por ti -dijo el grumete-. Era una sorpresa.

-Da lo mismo -dijo el capitán-. Papá Noel no vendrá esta noche.

Pero Papá Noel sí fue esa noche. Aunque no llevaba nada. Solo les dejó una carta que decía así:

Queridos piratas:
Me alegro mucho de que hayáis recuperado la ilusión por celebrar la Navidad. Pero tendréis que ser mejores personas si queréis que os traiga regalos. Portaos bien y el año que viene vendré cargado de regalos.
Un abrazo,
Papá Noel
.

Cuando el capitán pirata leyó la carta dijo:

-Os lo avisé. Papá Noel no traería nada.

-Sin embargo, ¡ha venido! -dijo el grumete-. Se ha molestado en dejarnos una carta.

-Navidad en el barco pirataY hemos pasado unas semanas maravillosas preparando todo esto con ilusión y alegría -dijo el cocinero-. Y sin hacer fechorías.

-Podríamos intentar llevar una vida más decente, eso es cierto -dijo el capitán-. Supongo que todo el mundo puede cambiar si se lo propone.

-¡Nos lo proponemos! -dijeron los piratas.

-Entonces, que así sea -dijo el capitán-. El año que viene Papá Noel se sentirá orgulloso de nosotros.

-Así se dice, capitán -dijo el grumete.

A partir de entonces, los piratas cambiaron de vida, dejaron se hacer maldades y se convirtieron en personas honradas que hacían cosas buenas por los demás. Desde entonces, Papá Noel les visita todos los años, orgulloso de todas las cosas buenas que estaban haciendo.
Puntuación media: 8,5 (138 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares