Mis juguetes y yo
Síguenos en:

Mis juguetes y yo

Edades:
Todas las edades
Mis juguetes y yo Alejandro tenía miles de juguetes en su casa. Superhéroes, payasos, coches, pelotas, circuitos, trenes, puzles...y cuando salía por su barrio a jugar siempre iba cargado de un montón de ellos.

Cuando lo llamaban sus amigos para ir al parque intentaba coger en sus pequeños brazos todos los juguetes que podía. Una vez allí le gustaba enseñar a los niños sus cosas, prestar los juguetes y que todos vieran que era el niño que más juguetes tenía de todo el mundo mundial.

Después de jugar un rato con sus cosas todos se ponían a jugar al pilla-pilla, e insistían a Alejandro en que él también jugara con ellos pero como tenía que cuidar de sus cosas no podía moverse de allí.

Un día el tío de Alejandro vino a visitarlo desde Londres y cuando fue hasta el parque a buscarlo vio desde lejos como el niño estaba sentado solo en un banco jugando a los detectives con sus muñecos con cara triste.

- Hola Alejandro, ¡qué ganas tenía de verte! ¿Qué haces aquí solo con tantos juguetes?
- ¡Hola Tío! Nada que aunque a los niños les gustan mis juguetes prefieren divertirse jugando al policía y al ladrón, al pilla-pilla.... Y yo creo que mis juguetes son guays pero yo no sé si jugando a correr lo haré bien.
- ¡Claro que si! No se trata de que lo hagas bien se trata de que os divirtáis todos juntos. Vamos a hacer una cosa. Como hoy estoy yo aquí vete con ellos a jugar al pilla-pilla y yo cuidaré de tus cosas.
- ¿Estás seguro? ¿No se reirán de mi?- Pregunto Alejandro con cierto miedo.
- Estoy seguro de que no, confía en mi.

AMis juguetes y yolejandro fue decidido hasta los otros niños que lo acogieron con multitud de abrazos y sonrisas. Jugaron al escondite, a la peonza, a los policías y cuando llegó la hora de comer y todos fueron a comer a sus casas los niños le dijeron a Alejandro que había estado muy bien que por una vez dejara aparcados sus juguetes y jugara con ellos.

Alejandro estaba muy contento y agradeció a su tío la ayuda. De modo que desde ese día Alejandro decidió dejar sus juguetes en casa cuando bajara a la calle a jugar con los otros niños.
Puntuación media: 8,6 (919 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares