Lu, el calcetín, busca un trabajo nuevo
Síguenos en:

Lu, el calcetín, busca un trabajo nuevo

Edades:
A partir de 4 años
Lu, el calcetín, busca un trabajo nuevo Lu era lo que se decía un calcetín perdido. De esos que acaban en la lavadora y, misteriosamente, nunca salen de ahí. Nadie sabe dónde van a parar, simplemente desaparecen. En el caso de Lu, había intentado durante días encontrar la salida de la lavadora y volver junto a su compañero derecho. No había tenido éxito así que se fue a la oficina del paro de los calcetines perdidos a que le encontrasen un nuevo trabajo. Ya que no podía dedicarse a calentar pies, lo que más le gustaba y para lo que
le habían tejido, quería encontrar otra función.

Primero probó suerte como manopla, pero la persona a la que había sido destinado se quejó de que necesitaba espacio para los dedos. Tras ese primer fracaso, intentó trabajar como monedero pero se le caían todas la monedas. Ese trabajo por lo tanto tampoco funcionó. El siguiente intento fue tratar de ganarse la vida como trapo de limpieza pero le dio una alergia fuerte al polvo y no pudo seguir.

Desperado, Lu fue a la oficina de desempleo diciéndose a sí mismo que ese era el último intento. Le ofrecieron trabajar como calentador para gatitos bebés. Cuando todavía dependían de la leche de su madre, las crías de gatos necesitaban estar bien calientes y, para muchos, un calcetín era la mejor opción. Lu era cálido, suave y esponjoso y encajó perfectamente en el trabajo.

Pasó 10 meses haciéndolo y acabó siendo todo un experto. Lo malo es que le daba mucha pena cuando los gatos crecían y se tenían que separar de él.

Lu, el calcetín, busca un trabajo nuevoUn día decidió volver a su vida original, la de calcetín para los pies. Luchó y al final llegó hasta la lavadora que se lo había tragado. Al lado, el cesto de la ropa sucia y el tendal y, en el cajón enrollado, su compañero de batallas. Su dueño echaba tanto de menos a ese calcetín que no se había atrevido a sustituirlo por otro. Así que su compañero se había tenido que quedar esperando a su vuelta. Finalmente todo volvió a la normalidad.
Puntuación media: 8,5 (111 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares