Los doce trabajos de Hércules
Síguenos en:

Los doce trabajos de Hércules

Edades:
A partir de 6 años
Los doce trabajos de Hércules Si pensamos en un héroe, seguro que uno de los primeros que se nos vienen a la cabeza es Hércules. Así le conocían los romanos. Los griegos, en cambio, le llamaban Heracles.

Era uno de los muchos hijos ilegítimos del dios Zeus. Por eso la esposa de este, Hera, le odiaba. Tan fuerte era ese odio que la diosa se las ingenió para que Hércules acabase con la vida de sus propios hijos. Para conseguir el perdón, fue hasta el oráculo de Delfos a consultar qué tendría que hacer. Su destino fue ser esclavo del rey Euristeo. Este le encargó doce trabajos, doce pruebas que solo podrían ser superadas por un auténtico héroe. La primera consistía en conseguir la piel del león de Nemea. Lo primero que hizo Hércules fue dispararle todas sus flechas, sin saber que a tal bestia no le podían hacer ningún daño. Después cogió su maza pero, tras darle al león un fuerte golpe, el arma se partió en dos. Al final solo le quedó la opción de usar las manos y así fue como acabó con la bestia y superó la primera de las pruebas.

Después tuvo que matar a la hidra de Lerna, un ser mitológico, una especie de serpiente de agua gigante con numerosas cabezas. El problema era que, si se cortaba una cabeza, nacían otras dos. Como era un auténtico héroe, Hércules pudo acabar sin problema con aquel ser terrible. En tercer lugar tuvo que conseguir llevar hasta el rey Euristeo a la cierva del monte Cerineo. Tenía pezuñas de bronce y astas de oro. Hércules estuvo persiguiéndola un año entero y consiguió atraparla cuando la cierva acabó agotada de tanto correr para escapar.

Después tuvo que capturar al jabalí de Erimanto y, en quinto lugar, exterminar a los pájaros de la laguna Estinfalia. Tenían el pico y las alas de bronce y se alimentaban de carne humana. Para acabar con las aves, las espantó para que salieran de sus escondites.

El siguiente trabajo fue limpiar los establos de Augias, que llevaban sin limpiarse más de 30 años. Para hacerlo, Hércules cambió el curso del río Alfeo para que el agua limpiase las cuadras. A la vista de que estaba superando todas las pruebas, el rey Euristeo envió a Hércules a capturar al toro de Creta. Como os imagináis, nuestro héroe también lo logró. El siguiente trabajo fue llevar hasta Tirinto las yeguas salvajes de Diomedes. Otro trabajo que Hércules tuvo que enfrentar fue ir al reino de las amazonas y conseguir el cinturón de Hipólita, la reina.

Los doce trabajos de HérculesEl décimo trabajo fue que le llevase los toros rojos de Gerión, custodiados por un perro de dos cabezas y cola de serpiente. El undécimo trabajo fue coger manzanas del jardín de las Hespérides. Eran de oro y otorgaban a los dioses la eterna juventud. Como última prueba, Hércules tuvo que enfrentarse a la muerte. Para hacerlo, tuvo que vencer a Cerbero, un perro con tres cabezas y cola de serpiente. Lo hizo sin arma alguna, solo con sus manos. Al final, el rey Euristeo, atemorizado y sorprendido de que Hércules hubiese superado todas las pruebas, le concedió la libertad.
Puntuación media: 8,2 (138 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares