Las huellas verdes y el robo de los exámenes
Síguenos en:

Las huellas verdes y el robo de los exámenes

Edades:
A partir de 8 años
Valores:
Las huellas verdes y el robo de los exámenes Era martes y al acabar el horario de las clases la profesora Raquel llamó a Marta y le pidió que se quedara para hablar con ella. El resto de los alumnos se fueron y en la escuela parecía que todo estaba muy silencioso.

Raquel llevó a Marta al despacho y le contó que le habían robado las respuestas al examen y que quería consultarle a ella como delegada si sabía que había podido pasar. Marta no sabía nada y se quedó muy sorprendida. Tras hablar con la profesora fue a revisar la clase y observó que había una huella de dedos verde donde la mesa de la profesora. Intentó pensar quien había pintado con el color verde en la clase de plástica pero no se daba cuenta. Marta se fue a casa y contó lo ocurrido a sus padres que la escucharon y se sintió mejor.


Al día siguiente Marta observaba a todos sus compañeros. Eran quince en clase, pero había muchos niños y niñas que siempre se iban pronto de clase porque tenían deportes después y no les habría dado tiempo a robar los exámenes. A Luis y Clara los notaba nerviosos, pero habían suspendido mates y podría ser por eso. Le gusta que la profesora haya confiado en ella pero tenía dudas de que la pudiera ayudar y descubrir quien había robado las respuestas.

Cuando acabaron las clases Marta decidió quedarse con su hermano mayor y jugar por el patio observando a los compañeros. Resulta que fijándose en cada uno de ellos se dio cuenta de que había cuatro niños que jugaban en un jardín a hockey sobre hierba y otros cuatro que jugaban a rugby. ¿Y si la mancha verde no era pintura y era hierba?
Ya había limitado a los sospechosos, mañana seguiría investigando, su hermano Carlos y ella se fueron para casa a hacer los deberes.

Al día siguiente siguió observando y, cuando acabó la clase, justo cuando iba a hablar con la profesora Raquel y comentarle la existencia de la mancha verde, vio como un folio salido de la mochila de su compañero Roberto caía delante de sus pies. El folio estaba sin nada escrito pero…. ¡también tenía manchas verdes!

Cuando el resto de compañeros salieron por la puerta Marta hizo esperar a Roberto y le dijo en bajo:

-¿Dónde tienes los exámenes?

Marta se arriesgó, sin esperar la contestación directa que recibió:

-¿Cómo lo sabes? -replicó Roberto.

¡Era él!

Las huellas verdes y el robo de los exámenes-Roberto, ¿cómo has robado los exámenes a la profe? -le dijo Marta-. Eso está muy mal.

-Y tú, ¿cómo lo has sabido? -dijo Roberto-. Buf, vaya castigo. ¿Se lo vas a decir a la profe?

-Lo he sabido porque has dejado unas huellas verdes que me han servido de pista -dijo Marta-. Y respecto a lo otro, ¡claro que se lo voy a decir! Lo siento, pero eso no lo puedes hacer.

-Jo, es que se me ha roto un rotulador verde y me puse las manos perdidas justo después de coger los exámenes -dijo Roberto-. Está bien Marta, pues yo hablaré con ella, prefiero decírselo yo mismo.

Marta dejó que el niño fuera a hablar con Raquel, que le felicitó después por la ayuda. Es muy importante decir la verdad para no perder la confianza.
Puntuación media: 8,1 (186 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares