La visita de Hada Maravillas
Síguenos en:

La visita de Hada Maravillas

Edades:
A partir de 4 años
La visita de Hada Maravillas Hada Maravillas avisó a su amiga Casilda que iría a visitarla en los próximos días. Casilda estaba muy ilusionada con la visita. Hacía muchos años que no veía a su querida amiga.

-Vamos chicos, vamos chicas, hay que ponerlo todo a punto para la visita de Hada Maravillas -dijo Casilda a sus hijos-. A Hada Maravillas le gusta que esté todo limpio y ordenado. Y hay que preparar su comida favorita para que se sienta como en casa.

-¿Hada Maravillas no es esa amiga tuya que cuando viene nos trae regalos a todos? -preguntó Teo, el menor de los hijos.

-Suele traer cosas, sí -dijo Casilda-. Por eso se llama Hada Maravillas. Pero ahora lo que importa es prepararlo todo para cuando llegue.

Teo se quedó embobado pensando en qué cosas maravillosas le podría llevar Hada Maravillas. Tal vez un unicornio alado, o una nube para dormir la siesta. O mejor aún, un pastel que nunca se acabase y que cada vez tuviera un sabor distinto.

Ensimismado estaba cuando Hada Maravillas llamó a la puerta. En cuanto oyó el timbre, Teo salió en su ensoñación y se dio cuenta que no había cumplido con su parte.

Cuando Hada Maravillas entró y vio lo sucio y desordenado que estaba el cuarto de Teo le dijo:

-Habrá regalos para todos menos para ti.

Teo se puso muy triste y empezó a llorar. Entonces se dio cuenta que llorando no conseguiría nada. Tal vez si se daba prisa y terminaba la tarea antes de que Hada Maravillas se fuera… puede que entonces le perdonara.

Teo limpió y ordenó su habitación. Incluso la decoró con flores y algunos adornos para que se viera bonita.

Antes de irse, Hada Maravillas pasó a ver a Teo.

-No te he visto en todo este tiempo -le dijo.

-He estado haciendo la tarea -dijo Teo.

-Y la has hecho bien -dijo Hada Maravillas-, por eso te concederé el deseo que tú quieras. Ese será mi regalo.

Teo se lo pensó unos momentos y, entonces, tuvo una idea genial.

-Quiero que vuelvas a visitarnos dentro de un año -dijo Teo.

-La visita de Hada Maravillas¿Y que traiga regalos para todos? -preguntó Hada Maravillas.

-Eso lo dejo de tu cuenta -dijo Teo-. Lo más importante es poder estar contigo.

Hada Maravillas se quedó muy sorprendida con la respuesta y prometió volver pasado un año.

-Y como has sido tan generoso y tan poco interesado -dijo Hada Maravillas- te voy a dar el regalo que traía para ti.

Y al instante apareció un pastel, uno que nunca se acaba y que sabe cada vez de una manera diferente.

-¡Gracias! -dijo Teo.

Hada Maravillas se fue y todos se quedaron muy contentos, como siempre que Hada Maravillas les visitaba. Porque el mayor regalo que llevaba Hada Maravillas siempre consigo era la ilusión.
Puntuación media: 9,0 (129 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares