La trompeta de Isabel
Síguenos en:

La trompeta de Isabel

La trompeta de Isabel A Isabel le hacía mucha ilusión tener una bocina como esas que usa la gente cuando va a los partidos de fútbol. Pero como hacía mucho ruido, sus papás no se la querían comprar. Lo que sí hicieron fue regalarle una trompeta de juguete, a ver si con eso se le pasaba el capricho.

A Isabel le hizo mucha ilusión la trompeta. No hacía tanto ruido como la bocina, pero había que reconocer que era bastante ruidosa. Tanta ilusión tenía Isabel con su trompeta que se pasaba el día tocándola. Pero solo cuando sus papás no estaban en casa, para que no la riñeran.

Pasaban los días y a Isabel no se le quitaban las ganas de dar la matraca con la trompeta. Hartos ya de tanta trompeta, los vecinos decidieron tomar cartas en el asunto.

Lo primero que hicieron fue hablar con sus padres. Pero como ellos no estaban en casa cuando la niña tocaba la trompeta no se creían lo que les contaban. Ya casi ni se acordaban de la trompeta.

-Seguro que el ruido viene de otra parte -contestaban ellos.

Luego probaron a hablar con Isabel. Pero la niña no entendía que la trompeta se oía en todo el edificio, incluso en toda la calle si tocaba con la ventana abierta. Y como no entendía, ella seguía a lo suyo.

-Si esto no para por las buenas, parará por las malas -dijo uno de los vecinos a todos los demás-. Tengo un plan.

A todos les pareció que el plan de su vecino era perfecto, así que se pusieron de acuerdo para ponerlo en marcha al día siguiente, que era domingo.

Ese domingo a las ocho de la mañana, todos los vecinos salieron a sus ventanas y balcones con una trompeta de plástico y empezaron a tocar con toda la fuerza de la que eran capaces.

La trompeta de IsabelEnseguida, Isabel y sus padres saltaron de la cama y se asomaron a ver qué pasaba.

-¿Qué pasa aquí? -preguntó el padre de Isabel.

-Lo mismo que pasará todos los días a la hora que acordemos si su hija no deja de dar la matraca con la trompetita.

Ese día Isabel aprendió que, cuando tienes vecinos, tienes que tener cuidado con el ruido que haces. Porque, aunque estés en tu casa, tienes que respetar la paz de los que están en la suya.
Puntuación media: 8,4 (250 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares