La ridícula historia del capitán Barbachunga
Síguenos en:

La ridícula historia del capitán Barbachunga

Edades:
A partir de 8 años
La ridícula historia del capitán Barbachunga Tiempo atrás, cuando los piratas surcaban los mares haciendo maldades y fechorías, vivió un capitán pirata muy peculiar llamado Barbachunga. El pirata Barbachunga era conocido por su torpeza a la hora de atacar otros barcos. Todos sus hombres se reían de él, pero seguían a su lado porque, a pesar de ser tan torpe, siempre conseguía algún botín.

Pero, ¿cómo conseguían Barbachunga y sus hombres hacerse con esos tesoros? Pues de la forma más tonta que nadie jamás pudo imaginar.

Cuando el vigía veía un barco y los hombres de Barbachunga se disponían a atacar, al capitán le entraba un miedo terrible y, en vez de gritar "al abordaje", tartamudeaba algo parecido a "a-a-al abo-po-do-ga-dar-j-j-j-j-eeeeeee".

Aquella escena era increíblemente graciosa: un capitán tartamudo, cien piratas intentando poner cara de malos a los que se le escapaba siempre alguna risilla y, mientras tanto, un barco a punto de ser abordado lleno de gente con cara de asombro que no sabía muy bien si los piratas eran verdaderamente piratas o miembros de una compañía de circo. Y, como los que iban a ser atacados no se movían porque no sabían si gritar de miedo o de risa, los piratas de Barbachunga no sabían qué hacer. Y cuando a alguno se le ocurría lanzar algún grito sacando la lengua y blandiendo su espada, así como hacen los piratas para intimidar a los indefensos, a alguien se le escapaba la risa y todo el mundo estallaba en una carcajada. Barbachunga se daba golpes en la frente cada vez que esto pasaba y se sentaba mirando hacia abajo con la cabeza entre las piernas avergonzado.

En cualquier caso, el botín siempre llegaba. No se sabe si por compasión, porque pensaban que se trataba de un espectáculo marítimo, o por miedo a que aquello no fuera más que una maniobra de distracción, los del otro barco siempre le entregaban algún botín al capitán Barbachunga.

Ya confiados, los piratas seguían el juego de siempre, puesto que sabían que daba buen resultado. Hasta que un día se enfrentaron a un barco pirata de verdad, pero los de Barbachunga no se dieron cuenta hasta que fue demasiado tarde.

Y allí estaba Barbachunga, a punto de tartamudear su grito de ataque. Pero no dijo nada. El miedo terrible que le solía recorrer el cuerpo de arriba abajo se convirtió en un tembleque insostenible que no le dejaba articular palabra. Se quedó paralizado. Nadie decía nada.

Entonces, un grumete valiente pensó: “Si no hacemos algo, estos animales nos van a devorar vivos”. Y actuó. Se colocó detrás del capitán Barbachunga y le susurró al oído:
- No os preocupéis. Yo me encargo. Dejaos llevar.

La ridícula historia del capitán BarbachungaY subiéndose a un barril, cogió desde atrás el brazo con el que Barbachunga blandía la espada y gritó con voz fiera y decidida:
- ¡¡Al abordaaaaaaaajeeeee!!

Los piratas, impresionados por aquel grito inesperado, se llenaron de valor y fiereza y se lanzaron a abordar el otro barco. Ante aquella inesperada reacción, los otros piratas se rindieron.

Pero como los piratas de Barbachunga no estaban acostumbrados a atacar, en cuanto vieron que los otros se retiraban asustados se empezaron a sentir culpables y no les robaron nada. El capitán del barco atacado, agradecido, les dio un buen botín.

Ese día todos comprendieron que no valían para ser piratas, y decidieron convertir su barco en un teatro en el que representaban historias divertidas. Así surcaron los mares, haciendo reír a la gente y sin atemorizar a nadie nunca más.
Puntuación media: 8,5 (437 votos)
Tu puntuación:
Análisis de sus valores
Este divertido cuento nos da un ejemplo de cómo el ingenio y el buen humor nos pueden servir para resolver las situaciones más inverosímiles en las que nos veamos metidos. Lo vemos en la idea del grumete, que mueve la mano de un paralizado Barbachunga como si de una marioneta se tratara.
Por otro lado también nos habla de aceptación en el momento en que nos dice que los piratas de Barbachunga, al ver que no valían para ser piratas, deciden surcar los mares haciendo reír a la gente.
Cuentos con valores similares