La rana del manantial
Síguenos en:

La rana del manantial

Edades:
A partir de 4 años
La rana del manantial Érase una vez un manantial al que todo el pueblo acudía cada día. A lavar la ropa, a coger agua fresca en garrafas y botijos o a dar de beber a los animales. Además, después de las batallas, los guerreros metían sus espadas en el manantial porque estaban convencidos de que sus aguas eran mágicas. Una leyenda decía que, hacía siglos, incluso la gente se sanaba bebiendo agua de ese manantial o dándose baños.

Lo que nadie sabía es que, en ese manantial, crecía una pequeña rana sin que ninguna persona la hubiese visto jamás. La cuestión es que era un anfibio un tanto malvado. Buscaba alimentarse de todo lo malo de las personas que acudían al manantial. De la envidia del guerrero hacia su enemigo o del rencor que algunas personas sentían hacia otros. Con todos estos sentimientos negativos la rana fue creciendo y haciéndose cada vez más tenebrosa. A medida que peores sentimientos tenían las personas, más malvada se volvía la rana.

Un día, empezó a chantajear a las personas que se acercaban al manantial.

-A partir de hoy deberás traerme un tarro de moscas cada vez que vengas a lavar la ropa- amenazó a una mujer anciana.

La mujer no se tomó en serio la advertencia y al día siguiente fue al manantial sin lo que la rana le había exigido. En consecuencia, el animal convirtió todas sus prendas en ropa diminuta.

Días después, a un chico que iba a rellenar sus garrafas le calentó el agua para que no se pudiera refrescar. Pero ese joven, en vez de dejarse amedrentar por aquella rana, lo convirtiLa rana del manantial en una oportunidad. En lugar de tirar ese agua caliente, la usaba para preparar sopa, infusiones o para darse un baño relajante. A la señora a la que había encogido la ropa le dio la idea de aprovechar la tela para hacer mantas y sábanas de retales. De este modo, la rana fue perdiendo poco a poco su capacidad para molestar. A medida que las personas convertían sus fechorías en cosas positivas, se hacía más pequeña. Hasta que un día desapareció y el manantial acabó siendo lo que siempre había sido.
Puntuación media: 8,5 (252 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares