La olimpiada matemática
Síguenos en:

La olimpiada matemática

Edades:
A partir de 4 años
La olimpiada matemática Estaba a punto de celebrarse el certamen mundial de matemáticas escolares. Los niños más listos del mundo estaban reunidos para empezar la competición.

El favorito era Ulises, un chico español de ocho años que había batido todos los récords mundiales de cálculo y resolución de problemas. Muy de cerca le seguía Anna, una niña inglesa de su misma edad.

El torneo se desarrolló sin sorpresas durante cuatro días, hasta que a la final llegaron los dos favoritos: Ulises y Anna. Las pruebas eran duras, y los dos estaban empatados antes de la última prueba: el cálculo definitivo.

Anna estaba muy cansada, al igual que Ulises. Ella sabía que tenía que dedicar todas sus fuerzas a resolver la última prueba de cálculo. Ulises, por su parte, estaba convencido de que ganaría, y dedicó sus últimos esfuerzos a hacer flaquear a su rival.

- No eres rival para mí, pequeña -dijo Ulises a Anna-. Se te ve en la cara lo cansada y lo nerviosa que estás.

Anna no contestó. Estaba concentrada en resolver la prueba.

- Me queda un solo número y habré terminado el ejercicio-dijo Ulises-. Vas a perder.

Anna quiso decir algo, pero tenía que terminar el ejercicio, aunque fuera después que Ulises. Ese mismo truco lo había usado durante toda la competición con sus rivales para despistarlos, y ella no iba a permitir que se saliera con la suya.

- ¡Terminado! -gritó Ulises-. Jajaja, soy el campeón.

Dos minutos después terminó Anna, justo en el momento en que sonaba el timbre que daba fin a la prueba.

- Está claro quién es el mejor, ¿eh? -dijo Ulises.

Los jueces comprobaron los ejercicios de los chicos. Al cabo de un rato un juez se acercó a los micrófonos para anunciar el ganador:

- El vencedor de este año es…. la señorita Anna, de Gran Bretaña.
- ¿Cómo? ¿Qué? Pero….-dijo Ulises-. ¡Eso es imposible!
- Si te hubieras preocupado más de tu prueba en vez de molestar a tu rival no hubieras cometido errores, Ulises -le dijo el presidente del jurado.
- Podrías haber ganado sin humillar ni molestar a tu rival -dijo otro de los miembros del jurado.
- Pero yo merecía ganar. ¡Soy el mejor! -protestó Ulises.
- Tal vez seas el mejor o tal vez no. Lo que está claro es que no mereces ganar -dijo el presidente del jurado.

La olimpiada matemáticaAnna se sintió muy satisfecha cuando supo que había ganado y a pesar de que Ulises había estado molestándole durante toda la prueba, se acercó a saludarle.
- Gracias Ulises, has sido un digno rival.
- Vaya, pensaba que estarías enfadada… creo que no tendría que haberte dicho esas cosas… lo siento -dijo Ulises avergonzado-
- No te preocupes, creo que has aprendido la lección.
- Así es - dijo sonriendo tímidamente Ulises-

Y así fue como Ulises aprendió a saber ganar y también a saber perder.
Puntuación media: 8,6 (986 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares