La mochila mágica
Síguenos en:

La mochila mágica

Edades:
A partir de 3 años
Valores:
La mochila mágica Carmen salió al patio trasero de la casa de su tía a jugar con sus muñecas y sus motos de colores. Es lo que más le gustaba hacer los domingos.

Mientras sacaba todas sus cosas de la bolsa roja que le había preparado mamá para jugar, vio a lo lejos que había algo apoyado detrás de una papelera que había en el patio. Miró hacía los lados para que no la viera nadie y se acercó.

Cuando pudo estar al lado de la papelera de metal se dio cuenta que aquello que estaba apoyado era una pequeña mochila violeta con un broche plateado. Carmen pensó que era muy bonita. Carmen no se lo pensó dos veces y agarró la mochila con sus dos asas y se la puso.

Carmen intentó caminar, pero no le dio tiempo. De repente sonó un ruido extraño y, cuando abrió los ojos, se encontró en otro sitio. Estaba en una playa, un lugar de arena blanca. La pequeña se asustó, pero no podía dejar de mirar hacía todos los lados, porque el lugar le resultaba un sitio conocido. ¡Claro, era la isla donde había ido con mamá de vacaciones!

Carmen caminó por la playa, no muy segura de si estaba soñando o no, y se agachó a recoger unas conchas de su color favorito, el naranja. Se acercó a las olas y mojo los pies con mucho cuidado. ¡Qué bien! Era igual que cuando fue en verano. A Carmen le gustaría quedarse y pasear y comer un helado, pero no está bien estar ahí sola y tampoco podía hacer nada.

-¿Qué tendré que hacer para volver? ¿Me quedaré aquí para siempre? -pensó la pequeña.

Y entonces decidió que se quitaría la mochila. Sacó sus pequeños bracitos de las dos asas y de nuevo sonó aquel extraño sonido que la estremeció. Abrió los ojos despacio y, cuando miro alrededor, estaba de nuevo en el patio de su tía junto con la bolsa roja de los juguetes.

La mochila mágica¿Qué había pasado? ¿Se habría dado un golpe? Carmen tocó su bolsillo derecho y abrió la boca de sorpresa. ¡Las conchas naranjas estaban ahí! Así que todo había sido verdad.

Giró la cabeza y miró fijamente a la mochila violeta y decidió que había encontrado una mochila mágica. Como era un objeto poderoso era mejor que lo utilizara cuando fuera un poco más mayor, así que decidió meterla en su bolsa de juguetes y guardarla en su armario. No se lo contaría a nadie. Su viaje a la playa sería para siempre un secreto entre Carmen y su mochila mágica.
Puntuación media: 8,5 (136 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares