La máquina de ahorrar
Síguenos en:

La máquina de ahorrar

Edades:
A partir de 6 años
Valores:
La máquina de ahorrar Había una vez un pueblo llamado Muchapasta de Arriba en el se vivía muy bien. Sus habitantes tenían mucho dinero y se lo gastaban todo en sus caprichos y mansiones.

A unos kilómetros se encontraba Muchapasta de Abajo. Sus habitantes también tenían mucho dinero, pero vivían de manera más humilde, ya que preferían gastar solo lo necesario y guardar una parte de sus fortunas por si acaso venían tiempos peores.

Y los tiempos peores llegaron. Poco a poco, los habitantes de Muchapasta de Arriba empezaron a notar la falta de dinero, y no podían seguir viviendo como hasta entonces. Sin embargo, en Muchapasta de Abajo las cosas seguían como siempre.

El alcalde de Muchapasta de Arriba, al ver que sus vecinos apenas carecían de nada mientras que ellos apenas tenían para comer, decidió mandar a un detective para que averiguara qué pasaba en aquel pueblo.

El detective, haciéndose pasar por un escritor famoso que buscaba inspiración para escribir un cuento, se fue a Muchapasta de Abajo a investigar. En el pueblo le recibieron con los brazos abiertos, y le contaron todo lo que el hábil detective quiso saber. Además, le obsequiaron con un increíble regalo: una máquina de ahorrar, con instrucciones y todo. Los vecinos de Muchapasta de Abajo incluso le regalaron los planos para construir más máquinas.

Al cabo de unos días, el detective volvió a Muchapasta de Arriba con la máquina, las instrucciones y los planos.

El alcalde, con gran interés, abrió la caja que contenía la máquina de ahorrar y leyó atentamente las instrucciones de uso. Decían así:
Paso 1: Colocar la máquina de ahorrar en un lugar visible de la casa.
Paso 2: Introducir varias monedas o billetes todos los días.
Paso 3: No abrir nunca, a no ser que sea una emergencia.
Paso 4: Cuando no quepa más, guarda la máquina y construye otra.


- ¡Increíble! -decía la gente de Muchapasta de Arriba-. Esta máquina nos hará ricos.

Todos los habitantes de Muchapasta de Arriba se fabricaron su propia máquina de ahorrar. Al principio les costó mucho esfuerzo ir introduciendo billetes y monedas, pero cuando vinieron tiempos mejores empezó a resultar más fácil.

A los pocos meses, los vecinos de Muchapasta de Arriba tuvieron que abrir sus máquinas de ahorrar, porque las cosas empezaron a ir mal otra vez. Al abrirlas, se dieron cuenta de que tenían muchísimo dinero dentro.

La máquina de ahorrar- ¡Qué maravilla! -dijeron los habitantes del pueblo-. ¡La máquina ha hecho crecer el dinero que metimos dentro!

Un niño que fue testigo del momento, sin creer lo que veía, dijo:
- ¡Pero si no es más que una hucha! Y lo que hay dentro no es más de lo que habéis metido vosotros.

Los vecinos no daban crédito a lo que oían, y se negaron a creer que aquello era algo tan simple y vulgar como una hucha.

Pero, ¿qué más daba lo que fuera aquello? Desde entonces, en Muchapasta de Arriba nunca faltó de nada cuando las cosas fueron mal, porque sus habitantes, al igual que sus vecinos de Muchapasta de Abajo, usaban sus ingeniosas máquinas para guardar parte de lo que ganaban para cuando les hiciera más falta.
Puntuación media: 9,1 (68 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares