La historia del mono verde
Síguenos en:

La historia del mono verde

Edades:
A partir de 6 años
La historia del mono verde Había una vez una familia de monos que era la envidia de toda la selva. Siempre estaban unidos y eran un ejemplo para todas las demás familias, tanto de monos como de otros animales.

Un día llegó a la familia un nuevo miembro. Todos estaban emocionados por el nacimiento. Pero cuando el monito salió todos se quedaron espantados: era un mono verde.

Toda la selva empezó a inventar historias de todo tipo sobre aquel mono y a despreciar a la familia.

—A saber qué habrán hecho para que tener un mono verde —decían unos.

—Seguro que es un castigo por algo que han hecho —decían otros.

—Habría que echarlos de aquí —decían todos.

Finalmente, la familia cedió a la presión y abandonaron al mono verde, dejándolo muy lejos de su casa.

Cuando el mono verde se vio solo empezó a llorar y a gritar. Solo un cachorro de leopardo se acercó hasta él.

—A ti también te han abandonado, ¿no? —dijo el leopardo.

—No entiendo por qué —dijo el mono verde.

—Seguramente por ser verde —dijo el leopardo.

—Y a ti ¿por qué te abandonaron? —preguntó el mono.

—Fíjate bien tengo las manchas de color rosa —dijo el leopardo.

—Podemos ser amigos y ayudarnos, si te parece —dijo el mono.

—Vale —dijo el leopardo.

—Tengo una idea —dijo el mono—. Podemos aprender a hacer piruetas y dar un espectáculo. El mono verde y el leopardo de las manchas rosas.

El mono y el leopardo pasaron meses ensayando sus números y aprendiendo a hacer cosas sorprendentes para llamar la atención.

Cuando estuvieron listos, el mono y el leopardo se colocaron en un cruce de caminos y cada vez que pasa alguien empezaban su espectáculo. La mayoría de la gente se paraba a mirar, les aplaudían y les lanzaban comida.

ELa historia del mono verden vista del éxito, el mono y el leopardo se dirigieron a la ciudad. Allí, en medio de la plaza principal, decidieron mostrar su espectáculo. Todo el mundo aplaudía y les llevaba comida.

Cuando vieron que la gente ya dejaba de prestarles tanta atención, el mono y el leopardo se fueron de aquella ciudad y visitaron la siguiente. Mucha gente ya había oído hablar de ellos y les recibieron con mucha ilusión.

Después, los dos compañeros visitaron otra ciudad, y luego otra, y después otra…. Y así, el mono verde y el leopardo de las manchas rosas recorrieron el mundo con su peculiar espectáculo, convirtiendo en una oportunidad lo que todos habían considerado un defecto.
Puntuación media: 8,6 (284 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares