La historia de San José de Cupertino
Síguenos en:

La historia de San José de Cupertino

Edades:
A partir de 6 años
La historia de San José de Cupertino Cupertino, Italia. 17 de junio de 1603. En el seno de una familia humilde nace José María, hijo de Félix y Francisca. El niño nace en un pobre cobertizo, pues sus padres eran tan pobres que habían perdido la casa al no poder hacer frente a las deudas.

Educado en la fe católica por su madre, tras un dura infancia llena de dificultades, José María quiso ingresar en la orden franciscana a los 17 años. Como no fue aceptado, lo intentó también con los capuchinos. Estos le abrieron las puertas de la orden, pero estaba siempre tan distraído que fue expulsado del convento ocho meses después.

Desesperado, José María buscó refugio en casa de un familiar rico, que no quiso saber nada de él, pues decía que no valía para nada. A José María no le quedó más remedio que volver a la miseria.

Pero su madre intercedió por él ante un pariente franciscano para que le dieran trabajo como mandadero en un convento. Tanto insistió la madre que su hijo fue aceptado. Los frailes le recibieron y lo pusieron a trabajar en el establo. Para sorpresa de todos, el muchacho empezó a mostrar un gran destreza en todos los trabajos que le eran encomendados.

Además de por estas nuevas habilidades, José María empezó a destacar por su amabilidad y su humildad. Esto, sumado a su amor por la oración y a su espíritu de penitencia, llamó la atención de los frailes franciscanos, que lo admitieron en la orden como religioso franciscano. Así se convirtió en Fray José.

El problema llegó cuando Fray José comenzó sus estudios para el sacerdocio, ya que, en los exámenes, se trababa todo al hablar y no conseguía responder a las preguntas. Tales eran sus dificultades que cuentan que lo único que sabía explicar el probre fraile era la frase del evangelio que dice Bendito el fruto de tu vientre Jesús.

Dicen que en uno de los exámenes, el examinador le dijo:

-Abriré el evangelio y tendrá usted de explicar la primera frase que salga.

La Divina Providencia debió tener algo que ver, porque la frase que salió fue, precisamente, la única que Fray José era capaz de explicar: Bendito el fruto de tu vientre Jesús.

A pesar de todo, todavía quedaba más que demostrar. Pero la Providencia debió de ponerse de parte de Fray José una vez más cuando, en el examen final decidió suspender el examen justo antes de que le tocara el turno a Fray José, y aprobó a todos, tras comprobar lo bien preparados que estaban los estudiantes que hasta el momento había examinado.

La historia de San José de CupertinoAsí, José María fue ordenado sacerdote el 18 de marzo de 1628. Fue conocido por la frecuencia de sus éxtasis, curaciones milagrosas y otros sucesos sobrenaturales. También fue notable su labor como exorcista, expulsando demonios. Además, fue bendecido con el don de la profecía.

José de Cupertino, fallecido el 18 de septiembre de 1663 a la edad de 60 años, fue beatificado en 1753, y canonizado en 1767.

Debido a sus frecuentes estados de éxtasis, en los que se elevaba del suelo como si volara, es conocido como el santo volador, y es por ello que es patrono de aviadores, astronautas y pasajeros aéreos.

Pero sus dificultades en los estudios también han pasado a la historia, y es por eso que San José de Cupertino es también patrono de los estudiantes.
Puntuación media: 8,7 (163 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares