La gran carrera de Mundo Mágico
Síguenos en:

La gran carrera de Mundo Mágico

Edades:
A partir de 4 años
La gran carrera de Mundo Mágico Duendes y hadas habitaban todos juntos en el reino de Mundo Mágico, un lugar donde la magia y la fantasía brotaban por todas partes.

Un día, a alguien se le ocurrió organizar una competición para ver quiénes eran mejores, si los duendes o las hadas. A todos les pareció una gran idea, pero no se ponían de acuerdo en el tipo de competición que sería más justa. Las hadas tenían alas, y eso era una gran ventaja si decidían hacer una carrera. Después de mucho discutir, decidieron entre todos que lo mejor sería hacer una carrera ciclista.

Duendes y hadas empezaron a montar en bici durante varias horas al día. Tenían que ponerse en forma para la carrera. El premio era increíble: el que ganara gobernaría sobre Mundo Mágico para siempre.

La noticia de la carrera ciclista de Mundo Mágico llegó a todos los rincones del reino. Cuando las brujas se enteraron salieron de los escondites en los que las hadas las habían castigado a permanecer por sus fechorías. Gobernar Mundo Mágico era algo por lo que merecía la pena arriesgarse a incumplir el castigo que las hadas les habían impuesto.

- Esas brujas jamás podrán con nosotros -decían los duendes-. Y si hacen trampa, serán descalificadas.
- ¿Qué se habrán creído esas? -decían las hadas-. Si apenas pueden caminar sin bastón, ¿cómo pensarán hacer para montar en bicicleta?

Hadas y duendes estaban muy confiados en que las brujas no tenían nada que hacer, y siguieron con sus entrenamientos, sin prestar atención a lo que ellas hacían.

Y llegó el día de la carrera. El juez dio el pistoletazo de salida. El equipo de las hadas se colocó enseguida en cabeza, pedaleando con furia. Los duendes pronto las alcanzaron, seguros de que podían ganarles. Las brujas se quedaron detrás, pedaleando con dificultad.

A dos vueltas del final, las brujas empezaron a pedalear cada vez más y más deprisa. En media vuelta habían acortado la distancia y casi habían alcanzado a duendes y hadas, que se disputaban el primer puesto.

- ¡Tenemos que hacer algo! -dijo un duende.
- ¡Nos han engañado! -dijo un hada-. Nos han hecho pensar que estaban débiles y ahora no tenemos nada que hacer. Estamos agotadas.
- ¡Nosotros también! -dijo otro duende-. ¡No podemos pedalear más rápido!

ELa gran carrera de Mundo Mágicontonces un hada tuvo una idea:
- ¿Y si nos juntamos en un mismo equipo y pedaleamos todos juntos? Entre todos podemos plantarles cara. El más fuerte y rápido de los duendes y la más fuerte y rápida de las hadas, que aceleren. Los demás crearemos un pelotón lento y cerrado que impida pasar a las brujas.

A todos les pareció un idea excelente. Los más rápidos aceleraron, mientras los demás empezaron a pedalear más despacio, formando un muro de varias hileras por el que no había manera de pasar.

Y así fue como hadas y duendes unieron sus fuerzas para evitar que las brujas ganaran la carrera y se hicieran con el control de Mundo Mágico.

Pero, ¿quién ganó la carrera? El duende y el hada que salieron delante decidieron cruzar juntos la línea de meta, porque ganar una carrera no hacía a unos mejores que a otros. Ya habían demostrado que juntos podían solucionar grandes problemas.
Puntuación media: 8,6 (155 votos)
Tu puntuación:
Cuentos con valores similares